DERECHOS RESERVADOS

Gracias por citar la fuente en cualquier reproducción que se haga de este material. D.R. Elías Blanco - Editorial "El Aparapita".

sábado, 28 de agosto de 2010

OSCAR BARBERY SUAREZ


Por Elías Blanco Mamani

BARBERY SUÁREZ, Oscar (Santa Cruz, Bolivia, 1954).- Escritor y dramaturgo. De profesión arquitecto. También hizo guiones para producciones como ‘Los igualitarios’ (1989). Ganador de varios premios municipales. El poema 7 de Guía de costas, dice: “Le dije la tempestad no hace poemas. / Ella me dijo los hago cuando soy / un pensamiento de los tuyos / el más oscuro, íntimo de todos / los que piensas, el más amanecido / de todos, el más libre y desconocido, / el que no duerme, el que no ha dormido. / Le dije la tempestad no hace poemas / y ella me dijo a deshora los hago. / Le dije la tempestad no hace poemas. / Ella calló y furiosa fulminó mis dudas con un rayo”.

LIBROS
Poesía: ABC Guía de costas (Premio Municipal 1996, ed. 1997).
Teatro: El portavoz (Primer Premio Casa de Cultura de SC, 1988); Tu nombre en palo escrito (Primer Premio Municipal 1991, ed. 1992).
Antología: Narrativa cruceña contemporánea (2004).
Otros: El duende y su camarilla (1997).

Ref.- O. Suárez, ABC Guía de costas, 36; Guttentag, Bibliografía 1988, 53 / 1992-37; Rev. Correveydile, 25, 2004, 26; R. Rivadeneira, “El portavoz”, Signo, 24, 1988, 230; ABNB, Bibliografía 2004, 54

OSCAR BARBERY JUSTINIANO


BARBERY JUSTINIANO, Oscar (Santa Cruz, Bolivia, 1929).- Novelista, cuentista y poeta, también destacó en el terreno del periodismo en su ciudad natal.
Su novela inicial Zapata (1963) tiene por argumento los hechos acontecidos en torno al asesinato del dirigente del MNR Ovidio Barbery Justiniano (hermano del autor), por su rival Edmundo Roca Arredondo, en 1951. “Por su carácter descriptivo –dice Daniel Dory sobre esta obra– hasta la minuciosidad, este texto constituye un documento esencial para comprender la situación política de Santa Cruz en aquella época, en vísperas de la revolución de 1952, cuando los antagonismos llegaron al extremo tales que los protagonistas terminaron, literalmente, jugándose la vida”. El autor anota en el prólogo de Zapata: “no descarto la posibilidad de que esta historia sea el fruto de la fantasía popular, lograda con el concurso de mil imaginaciones distintas, dada una contribuyendo en algo a elaborarla, hasta alcanzar un conjunto armónico y perfectamente comprensible, luego de pasar por el tamiz –en un misterioso y complicado proceso- de la aceptación popular”.
En torno a su novela El hombre que soñaba, los editores presentan la obra en la solapa del libro: “Oscar Barbery, en ‘El hombre que soñaba’, profundiza esas inclinaciones psicológicas  que ya anunciara en ‘Zapata’. Ahora nos muestra en su verdadera dimensión calando más hondo en el alma humana. No hace, desde luego, un estudio psicológico a la manera académica, sino mostrándonos un hombre a través de sus actuaciones, sentimientos y pensamientos. Pero no se crea que nos presenta a Carlos Molina y Ces, el personaje central, de una vez e íntegramente. No. Nos muestra el proceso evolutivo de su carácter, a través de la modificación de las circunstancias y las alternativas de su vida. Empero, nos da sí la base, el fundamento, la raíz de las influencias, que son la clave para conocer su verdadera idiosincrasia y la metamorfosis aparente de su personalidad”.
Otra de sus novelas es El reto, texto que según define Edna Coll: “Aborda el proceso de la reforma agraria en el este de Bolivia. El autor mezcla la historia y la ficción, y no tiene más valor que el documental”. Por su lado Heberto Añez anota sobre la misma obra: “El proceso de la reforma agraria en Santa Cruz, como hecho humano y social, como impacto económico y político, se reproduce en este vívido relato de Oscar Barbery, que entre ficción y realidad ha logrado una novela interesante”.
El crítico Luis H. Antezana se refirió a la novela Puerto Ancho al decir: "no anda lejos de lograr lo que quizá sería su objetivo mayor: narrar, en el marco de un pueblo imaginario y en un tiempo relativamente breve, los complejos matices que constituirán algo de  'destino del hombre sobre la tierra'...".
Del poema ‘A Santa Cruz’, tomamos estas líneas: "Santa Cruz nuestra y de todos, / conforme el voto de las generaciones anteriores: / El hombre que afinque en nuestra tierra / debe volverse prolongación humana de su esencia / conciencia de su ser, voluntad de sus sueños; / inteligencia de su pasión, cerebro de su fuerza".

LIBROS
Novela: Zapata (1963); El hombre que soñaba (1964); El reto (1968); Yo, un boliviano cualquiera (1976); Puerto ancho (1983); La pugna (1995).
Cuento: Su hora más gloriosa (1971).

Ref.- O. Barbery, Prólogo a Zapata, 1963, 5; Editores, solapas de El hombre que soñaba, 1964; H. Añez, contratapa de El reto, 1968; Charbonneau, Antología, 99-104; H. Antezana, "Puerto Ancho…", PL, 25.03.1984, 2 y 01.04.1984, 2; H. Añez, "Su hora más gloriosa…", PL, 12.08.1973, 2; E. Coll, Indice informativo: V, 1992, 21; GMSC. Enciclopedia del Oriente, 2010, 63; D. Dory, Una aproximación, 2011, 84-85 y 103



COPYRIGHT: Elías Blanco Mamani

LIVIA VIRGINIA BARBERO CRUZ


Por Elías Blanco Mamani

BARBERO CRUZ, Livia Virginia (Bolivia, s. XX).- Poeta y educadora. Estudio filosofía y letras en la Escuela de Maestros de Sucre, a la vez obtuvo el título de preceptora de inglés y francés en la UMSFX. Siguió estudios en Estados Unidos hasta culminar en la Universidad de la Sorbona de París, Francia, con el título de doctora en Derecho Internacional Público. El escritor Ramiro Condarco Morales ha dicho del libro de poemas de Barbero: “Gitano, valioso conjunto de poemas en prosa orgánicamente dispuestos a lo largo de una trama de inquebrantable unidad temática: la historia de un perro abandonado y vagabundo furtivamente acogido por un niño en el galpón de su casa… /…/. Sin la elevación mística de Tagore, hay una sencillez tagoriana de estilo en el libro, pasajes que evocan la profundidad de la sabiduría oriental a través de imágenes sobrias…”. Fragmentos de su ‘Poema Azul’, dice: “Nada tenemos que decirnos, / de nuevo, / estamos juntos otra vez / mirándonos en el fondo de los ojos, / sumergidos en un lejano sueño… / Nada tenemos que decirnos / y sin embargo, / estamos mirándonos intransferibles… / Nada tenemos escondido, / ni al vid… ni el trugo… / porque no tenemos nada”.

LIBRO Poesía: Gitano (1972).

Ref.- R. Condarco, “Gitano”, PL, 02.06.1974, 3; L. Barbero, “Poema azul”, PL, 10.06.1979, 4; Guttentag, Bibliografía 1972, 40

JAVIER BAPTISTA MORALES

Por Elías Blanco Mamani

BAPTISTA MORALES, Javier (Cochabamba, Bolivia, 1934).- Novelista. Hombre religioso de la Orden de los Jesuitas. Estudió filosofía y letras en España y Francia. Siguió su formación en teología en México, Israel e Italia. Se ordenó sacerdote en 1966. Profesor del Instituto Superior de Estudios Teológicos de Cochabamba. Para muestra de su calidad narrativa, reproducimos un fragmento de su novela en que habla de la confesión de una mujer llamada Karina, quien desesperada le dijo a un sacerdote: “-Padre, esta tarde quise suicidarme, tenía el veneno preparado. Recorrí con la mirada todos los objetos de mi dormitorio. Quería despedirme de las cosas. Me fijé en cada uno de los objetos de mi cuarto. Quise ver por última vez esas cosas familiares que tenía ante los ojos todos los días. Miré los muebles, los retratos de familia. Dije adiós a mis padres y hermanos. Por último, miré mi crucifijo de cabecera. Me puse a rezar el Padre Nuestro. Me abandonó el deseo de quitarme la vida. Salí a la calle a despejar mi mente. Vi esta iglesia y decidí confesarme de inmediato. Padre, soy pecadora. Me acuso de haberme desesperado. Me acuso de haberme olvidado de Dios. Me acuso de haber intentado quitarme la vida. Pido perdón a Dios”.

LIBRO Novela: Las campanas de Jerusalén (1973).

Ref.- J. Baptista, Las Campanas…, 142; Guttentag, Bibliografía 1973, 45; C. Mesa, Tendencias, 230

MARIANO BAPTISTA GUMUCIO


BAPTISTA GUMUCIO, Mariano (Cochabamba, Bolivia, 1933).- Historiador, ensayista, periodista y divulgador de la cultura boliviana.
Abogado. Ministro de Educación y Cultura en tres oportunidades (1969-1970, 1979 y 1989-1991). Embajador en los Estados Unidos. Premio ‘Pahlevi’ de Alfabetización de la UNESCO. Premio ‘Andrés Bello’ por parte de la Organización de Estados Americanos (1989). Premio Nacional de Cultura (1991). Presidente de la Academia Boliviana de la lengua. Director de ‘Ultima Hora’ de La Paz. Productor de programas culturales en Televisión Boliviana.
Walter Montenegro anotó sobre el autor: "Es un personaje singular en más de un sentido. Entre otros, el de ser un hombre equilibrado, sensato, una rareza de Bolivia: inteligente, culto, muy leído, pero sin pose de intelectual de la que se salva gracias a un fino y risueño sentido autocrítico".
Una opinión más joven la trae Walter Chávez quien lo definió: “El Mago es un pedagogo, un antologador, un Sansón del papel y del archivo, por eso muchos de sus libros son una especie de recherche du temps perdu. Cuando otros se desviven por endilgar a la posteridad sus magníficas mediocridades, él nos acerca a nuestros clásicos, que a estas alturas, es verdad, están muy desclasificados en el rotundo mercado del libro. La discreción de Ribeyro decía que no hay mayor felicidad que hacer leer a los demás textos que no son de uno. Mariano Baptista Gumucio también obra con esa magia, eso es lo que lo hace un intelectual importante y querible”.
Entrevistado por Alfonso Gumucio Dagron, Baptista se definió a sí mismo en cuanto a su calidad de escritor y desde la perspectiva política: “Mi inquietud predominante ha sido la de escribir con la mayor claridad posible, buscando detrás de los prejuicios y por encima de dogmatismos e iglesias, el rostro de la verdad. No creo, desde hace bastante tiempo, en ningún ‘ismo’ y encuentro que las propias ideas, cuando se esclerotizan, se convierten en veneno para la mente. Por eso es que tradicionalmente, en nombre de los grandes ‘ideales’ la gente mata y muere estúpidamente, sin atinar a darse cuenta de que detrás de cada esperanza hay una frustración, y luego de cada revolución surge un nuevo cesarismo, acaso más intolerante y cruel que el régimen al que sustituyó. La historia se complace en mostrarnos cómo las víctimas de ayer serán los verdugos de mañana. Y ni siquiera la cultura es un consuelo. /…/ Bertrand Russell ha influido mucho en mi formación y mi actitud ante el mundo. Orwell también, sobre todo por su devoción a la verdad por encima de cualquier compromiso político”.

LIBROS
Individual: Revolución y universidad en Bolivia (1953); Salvemos a Bolivia de la Escuela (1971); La cultura que heredamos (1973); Historia contemporánea de Bolivia (1976); La política cultural en Bolivia (1977); Franz Tamayo, el pensador (1980); Historia gráfica de Bolivia (1981); Latinoamericanos y norteamericanos (1987); Evocación de Augusto Céspedes (2000); Bolivianos sin hado propicio (2002); Las misiones jesuíticas de Moxos y Chiquitos (2003); Historia gráfica del la Guerra del Pacífico (2004).
Ediciones y compilaciones: Narradores bolivianos (1969); Bolivia: Literatura moderna (1976); Bolivia escribe (1976); Yo fui el orgullo: vida y pensamiento de Franz Tamayo (1978); Alcides Arguedas (1979); Atrevámonos a ser bolivianos: vida y epistolario de Carlos Medinaceli (1979); Pensando en Bolivia (textos de chilenos sobre Bolivia, 2000).

Ref.- Gumucio, Provocaciones, 1977, 17-38; W. Montenegro, "La singular personalidad de M.B.G.", PL, 06.03.1983, 3; W. Chávez, introducción a Bolivianos sin hado propicio, 8;  Arze, Diccionario Escritores, 61-62; M. Baptista G.: "Defensa de la cultura boliviana", PP/Arte y Cultura, 29.12.1991, 1; Arancibia, Figuras, 113-19; ABNB, Bibliografía 2004, 19 y 83

FOTO: Elías Blanco


COPYRIGHT: Elías Blanco Mamani

MARIANO BAPTISTA CASERTA


Por Elías Blanco Mamani

BAPTISTA CASERTA, Mariano (Calchani, Cochabamba, Bolivia, 1832 – Cochabamba, 1907).- Orador, periodista y político. Miembro de la Sociedad Católico-Literaria (1851). Como periodista, fundó y dirigió ‘El Porvenir’ (1855) de Sucre; previamente estuvo ligado a ‘El Amigo de la Verdad’ (1852). Abogado titulado en Sucre (1857). Ministro de RREE (1873-1876 y 1888-1891) y luego Presidente de la República (1892-1896). Ricardo Jaimes Freyre escribió sobre Baptista: “Los ojos pequeños y brillantes bajo la frente pensativa; la cabeza gris, el busto inclinado, el ademán sobrio y enérgico, una leve sonrisa desflorando los labios, la voz que parecía brotar de una vaga lejanía: así evoco mis primeros recuerdos del gran tribuno /…/. Y dentro de esa soberbia armonía de Instrumento ordinariamente insospechado, iban el concepto preciso y neto, la frase ardiente, el pensamiento profundo, la argumentación vigorosa, envueltos en la magia de un estilo rico como la selva”. Un fragmento de sus discursos, antologado por Gustavo Adolfo Otero, dice: “¡La popularidad! Sabemos lo que es ella. Polvo perdido en los caminos de la vida, cada uno en nuestra modestísima esfera, cada uno en nuestra evolución de átomos, tenemos sobre nosotros a una inconmensurable distancia; pero lo tenemos para seguirlo, el gran luminar del mundo. Sabemos que El, en la hora de su pasaje, en el momento de su labor terrestre, fue impopular hasta el cadalso…”.

LIBROS Varios: Obras completas (7 v., 1932-1935); Páginas escogidas de Mariano Baptista (1975).

Ref.- R. Jaimes, en Antología: II de Finot, 5; M. Baptista, en Crestomatía de Otero, 31; E. Blanco, “Páginas de Gesta”, UH/Semana, 11.08.1996, 12-13; J.L. Roca, Diccionario Histórico: I, 262

ROSSANA BAPTISTA ALVAREZ

BAPTISTA ÁLVAREZ, Rossana (Caracas, Venezuela, 1961).- Artista pintora.
De padre boliviano. Estudió en el Clelsea School of Art Washington, Londres y en el Corcoran School of Art de Washington, D.C. Expone sus obras desde 1978 en galerías de La Paz y Santa Cruz.
El periodista boliviano Mario Ríos Gastelú comentó sobre la artista: "Respecto a Rossana, su catálogo tiene 13 obras. En cada una de ellas resalta el detalle, la meticulosidad y el colorido, lo cual constituye un mundo en sí mismo /.../. Detenerse en un cuadro de Rossana es distraer la vista y agudizar la mente, en busca de nuevos detalles dentro del detalle mayor".
Por su lado el también boliviano Armando Soriano comentó: “La pintura de Rossana se plasma en espacios pequeños con multitud de personajes y riqueza de detalles, estimulando una expectación sosegada y prolija para descubrir los alcances genuinos de sus temas que surgen de la asociación coherente de circunstancia y personaje”.

Ref.- Memoria Emusa, La Paz, 1994, 210; M. Ríos, "El arte de R.B.", PL, 22.02.1987, 2; Madrid, Anuario 2000, 26; Soriano, Pintores Contemporáneos, 1993, 46-47


COPYRIGHT: Elías Blanco Mamani

WENCESLAO BALLON

Por Elías Blanco Mamani

BALLÓN, Wenceslao Z. (La Paz, Bolivia, s. XIX).- Poeta. Bajo de título de ‘Bohemias’, escribió: Soñemos con la gloria del arte y la poesía, / vivamos del ensueño que halaga el corazón; / y luego rebozante de núbil alegría / que brote del cerebro la bohemia canción. / En medio del barullo de insólitos amores, / en medio del conjunto de besos del placer, / el arte nos alumbre con vívidos fulgores. / Rozando nuestra frente con su ósculo primer. / Que floren las estrofas de cárdenos colores, / que vibren los arpegios de leda cadentez; / el verso del bohemio que tienda sus primores / cual flor de primavera que luce su esbeltez.

LIBRO Poesía: Embrionarias (prólogo de José Palma, 1909).

Ref.- W. Ballón, Embrionarias, 32; Costa, Catálogo: I, 324; E. Blanco, 200 poetas paceños, 2009, 28

domingo, 8 de agosto de 2010

PEPE BALLON

Pepe Ballón retratado por el artista Gustavo Lara Torres





Por Elías Blanco Mamani

BALLÓN, Pepe (Luís Alberto Ballón Sanjinés) (La Paz, Bolivia, 1918-1997).- Promotor de la cultura. Miembro fundador del Partido Comunista de Bolivia (militó hasta 1967). Fundador de la Galería ‘Naira’ (1965) que luego se convirtió en Peña (1966) a sugerencia del suizo Gilvert Favre y que estuvo activo como tal hasta 1971 cuando Ballón salió al exilio. Es todo un hito en la historia cultural paceña, considerando que en este espacio se valorizó la cultura nativa y se hizo semillero de varias expresiones culturales entre pintura, artesanía, danza y cine. Se sumaron al proyecto personalidades como Jorge Carrasco Núñez del Prado, Leni Ballón y Simone de Carrasco entre otros. Allí nacieron por ejemplo ‘Los Jairas’, ‘Los Ruphay’ y el ‘Grupo Coca’. Ballón trabajó a la vez como director de la Imprenta Universitaria de la UMSA desde los años 60. Bajo el gobierno de facto de Hugo Banzer Suérez tuvo que salir al exilio rumbo a Caracas, Venezuela, para retornar a inicios de 1980, sin embargo tuvo que salir nuevamente al exilio, esta vez a México, tra el golpe militar de Luis García Meza; volvió definitivamente en 1983. Su hija, Leni Ballón, lo recuerda: “Fue un hombre maravilloso. Era un hombre que entregó su vida a su país. Quería que este país surgiera, que no hubieran diferencias, quería un país donde los niños tuvieras escuelas, donde la gente tuviera trabajo, donde la gente viviera con más dignidad. Esa fue la lucha de toda su vida”.

Ref.- P. Ballón, “Lo que fue y lo que es la Peña Naira”, Presencia, 08.04.1989, 10; G. Arauz, “Galería Naira: un espacio…”, LR/Ventana, 16.05.1993, 12-13; La Prensa, “La mítica Peña Naira…”, 27.03.2005, 14b; Leticia de Perelman, “Una noche de folklore en Naira”, Rev. Cultura Boliviana, 31, Oruro, 1968, 8; Presencia, “La peña Naira cumplió 24 años”, 02.04.1989, 6; Entrevista con Leni Ballón, LP, septiembre 2004; LR, “La histórica Peña Naira…”, 09.07.2010

LENI RENEE BALLON MORALES


Por Elías Blanco Mamani
(La autora retratada por Luis Luksic)

BALLÓN MORALES, Leni Reneé (La Paz, Bolivia, s. XX).- Maquilladora de cine, televisión y publicidad. Hija del promotor cultural Pepe Ballón. Participó activamente de la creación de la Galería ‘Naira’ (1965). Estudió maquillaje en Caracas, Venezuela (1981 y 1999). Trabajó en las películas ‘Amargo mar’ (1983) de A. Eguino, ‘Tinku el encuentro’ (1984) de J. Miranda, ‘Los hermanos Cartagena’ (1984) de P. Agazzi y ‘El último realista’ (1991) de Hugo Ara. También hizo maquillaje en los videos ‘Recorrer esta distancia’ (1988), ‘El olor de la vejez’ (1988), ‘Erika’ (1989) y ‘Voces de libertad’ (1989) entre otras producciones. Ha maquillado a los artistas más notables del escenario boliviano.

Ref.- S. Molina, “Una maquilladora…”, La Prensa/Oh, s.f., 17; Entrevista (LP, septiembre de 2004); Hoja de vida

EMMA ALINA BALLON


BALLÓN, Emma Alina (La Paz, Bolivia, 1913).- Poeta y profesora de música. Se desempeñó como profesora de violín y piano. Los cronistas del ramo mencionan que ganó un Primer Premio en poesía del  Centro de Artistas Latinoamericanas; también se cita un Primer Premio de Poesía dado por el Centro de Artistas y Escritores de Jamaica.
El escritor Porfirio Díaz Machicao en el proemio a Espiral de alivio, anotó: "Estoy en el umbral de un bello libro de Emma Alina Ballón Espiral de alivio, un conjunto magnífico de poemas que yo diría de otro tiempo, de una época mejor que la actual, acaso con mejores maestros y paradigmas severos y heroicas. Así es la temática y la producción de esta mujer extraordinaria que canta desde los Andes una poesía hecha para la denuncia y el interrogante de todas las épocas".
El poema ‘Romance de la niña Carmiña’, dice en una parte: "Tierna azucena intocada / seda de lirio en el rostro / fino y delicado y tierno; / gracia infantil en las manos / y de luna en los cabellos. / Por rumbos ya conocidos / -en el prodigio de un cuento- / corre la niña Carmiña / tras un remoto lucero".

LIBROS
Poesía: Adolescencia (1928), Vestigios de sombras (1958); Espiral de alivio (1978).

Ref.- Bedregal, Antología, 311; S. Rodrigo, "Los sonetos de E.A.B.", PL, 13.06.1982, 2; J. Villanueva, "Espiral de alivio de Ballón", PL, 15.05.1983, 2; Blanco, Diccionario de Poetas, 2011, 33


              Copyright: Elías Blanco Mamani

MANUEL VICENTE BALLIVIAN



BALLIVIAN, Manuel Vicente (Arequipa, Perú, 1848 – La Paz, Bolivia, 1921).- Historiador, publicista y geógrafo.
Su nombre completo fue: Manuel de la Trinidad Vicente Ballivián y James. Hijo de Vicente Ballivián y Roxas (paceño considerado como el autor de la primera novela boliviana) y de Josefa James, ambos proscritos de Bolivia después de la caída del Vencedor de Ingavi, José Ballivián y Segurola. Es reconocido además como explorador, políglota y bibliófilo.
Su educación -señala Josep Barnadas- estuvo a cargo de profesores privados en Europa; con su padre formó parte de la Legación boliviana en París; en 1875 volvió al país para ejercer la secretaría privada del Presidente Tomás Frías. Fue nombrado entonces Delegado Nacional en el llamado 'Noroeste' (posterior Territorio Nacional de Colonias), lo que le permitió desarrollar una amplia actividad exploradora y de estudio. Tras esta experiencia, sería nombrado director de la Oficina Nacional de Inmigración, Estadística y Propaganda Geográfica (1896-1916). Ministro de Agricultura y Colonización (1905-1908) bajo el gobierno de Ismael Montes. Estuvo entre los fundadores de la Sociedad Geográfica de La Paz y fue director de la Biblioteca Boliviana de Geografía e Historia (1887-1894).
En 1900 dirigió, en colaboración con Luis S. Crespo, el Censo Nacional realizado aquel año, cuya publicación de los resultados fue hecha en 1902 bajo su cargo.
Lo fundamental de la personalidad de Manuel Vicente Ballivián ‑indica José Roberto Arze‑ radica en su labor de publicista, constituida por cerca de 70 libros y folletos (en que interviene ya como autor, ya como editor o traductor).
Julio Díaz Arguedas, destaca: "A más de ser un infatigable propagandista de las glorias y de las riquezas de Bolivia, era también hombre de letras, publicista y diplomático. Fue seguramente, el escritor más fecundo de Bolivia: sus obras entre folletos y libros, pasan del centenar. Y como diplomático en misiones especiales de propaganda en el extranjero, fue uno de los más inteligentes, activos y fecundos en iniciativas".
Arturo Costa de la Torre registra en su catálogo bibliográfico hasta 66 publicaciones del autor, entre los que están: Diccionario geográfico de la República de Bolivia (1890); El oro en Bolivia (1898); Documentos históricos de Bolivia (1891); La exploración del río Beni (1896); Monografía de la industria minera (1898-1900, 3 v.); El Estaño en Bolivia (1900); Sinopsis estadística y geográfica de la república de Bolivia (3 v. 1903-1904).

Ref.- A. Guillén Pinto, “Breves semblanzas…”, LP IV Centenario: II, 364; Abecia, Historiografía, 282; Arze, Diccionario Geógrafos, 50-51; Costa, Catálogo: I, 315-20; Díaz, Paceños Célebres, 36-38; T. Imaña, “Aproximación a Ballivián…”, PL, 21.11.1971, 3; A. Posnansky, “El cerebro de Ballivián”, UH/Semana, 27.08.1995, 9; J. Siles G., “Vicente Ballivián, científico boliviano", UH/Semana, 06.12.1985, 6-7; Barnadas, Diccionario Histórico: I, 252-53


D.R. Copyright: Elìas Blanco Mamani

JOSE BALLIVIAN Y SEGUROLA


Por Elías Blanco Mamani

BALLIVIÁN Y SEGUROLA, José (La Paz, Bolivia, 1805 – Río de Janeiro, Brasil, 1852).- Presidente de Bolivia (1841-1847) y escritor. Militar que combatió en la guerra de la independencia. Asistió a la Asamblea Deliberante y suscribió el Acta de Independencia de Bolivia (1825). Combatió en la Batalla de Ingavi contra las fuerzas peruanas (1841). Creó el departamento del Beni. Realizó el primer censo del país en 1846 (1.400.000 habitantes). Impulsó la construcción del Teatro Municipal de La Paz, donde se interpretó por primera vez el Himno Nacional (1845). Tras renunciar a la Presidencia, cumplió funciones diplomáticas en Chile y luego en el Brasil “donde murió pobre, enfermo y abandonado”, según anota M.D. Saucedo. Hoy sus restos descansan en La Paz. Reconocido como el Mariscal de Ingavi y uno de los cuadillos letrados. El historiador Humberto Vásquez-Machicado registra el haber encontrado manuscritos de una novela en fragmentos e inconclusa del vencedor de Ingavi. Dice que “Consta de diez capítulos, de diversa extensión. Por la forma de escribir, las citas que hace, el mejor cuidado en las expresiones, se ve obra de madurez y corresponde cronológicamente a sus últimos años. Aunque no lleve fecha, por todo su conjunto y alguna referencia, parece haber sido escrito en la época de su exilio en Chile, después de su presidencia, y más concretamente, en 1851, un año antes de su fallecimiento…”. Más adelante anota el historiador que la novela “está trunca, no sabiéndose cómo pensó terminarla Ballivián, ni que destino deparaba a su personaje principal el teniente don Félix Miranda; pero lo que si es seguro, es que quiso relatar un hecho histórico, cual fue la fracasada conspiración de 1820, adornándolo con algunas ficciones, para así hacerlo más ameno y agradable”.

Ref.- H. Vásquez-Machicado, “El Gral. J.B. escritor y novelista”, LR/2da. Secc., 27.07.1947, 1 y 14.09.1947, 2; Vásquez-Machicado, Facetas, 160-61 y 187; Mesa, Presidentes, 2003, 582; M.D. Saucedo, Diccionario Histórico: I, 255; E. Blanco, “J.B. un caudillo letrado”, La Epoca/Show, 27.11.2005, 9

VICENTE BALLIVIAN Y ROXAS


BALLIVIÁN Y ROXAS, Vicente (La Paz, Bolivia, 1810 - 1891).- Novelista, historiador y bibliógrafo.
Estudió humanidades en Europa (1828-1838). Colaboró con el gobierno de su tío José Ballivián y Segurola como Cónsul en Tacna (1842-1844). Ministro de Bolivia ante los gobiernos de Francia e Inglaterra. Como bibliógrafo -señala Arturo Costa- fue infatigable investigador al servicio de la literatura boliviana y americana. Consultó e investigó la biblioteca y archivos del Britsh Musseum de Londres, los Archivos de Indias de Sevilla, de la Academia de Historia de Madrid y otros, siempre sobre el antiguo Alto Perú. El historiador Enrique Finot anota que fue el responsable de la edición y publicación de los Anales de la Villa Imperial de Potosí, de Bartolomé Arzans, en París en 1872.
Según sostiene Juan Siles Guevara, en términos cronológicos Ballivián escribió la primera novela boliviana bajo el título de: Claudio y Elena (editada junto a otros relatos bajo el nombre de Recreos Juveniles, en Londres en 1834, aunque investigaciones recientes como la hecha por Josep Barnadas no pudieron confirmar su existencia), hecho que colocaría a Bolivia como el segundo país latinoamericano -después de México- en donde nace el género novelístico. También Siles la considera como una de las cien obras capitales de la literatura boliviana.
Augusto Guzmán define la novela Claudio y Elena como una "típica producción romántica y juvenil de argumento amatorio. /.../ La obra fue escrita por el estudiante de humanidades en Londres, a la edad de 18 años. Es obvio que su importancia es más cronológica que literaria", dice.
En una parte de la novela, el autor hace la siguiente reflexión: “Hay sensaciones que la pluma no puede describir y que la lengua no puede pronunciar. No siempre el dolor impotente, que se muestra en lágrimas y alaridos, es el más agudo. Hay pesares que roen el corazón y que sólo el corazón conoce; hay pensamientos y recuerdos que carcomen nuestro ánimo, surcan nuestra frente con profundas arrugas, y envejecen nuestro pecho; hay también algunas veces cierta confusión y vacancia en nuestras sensaciones, que es aún más acerba que las torturas mismas. También no siempre el placer que estalla en carcajadas y prorrumpe en algazara, es el más puro que puede gozar en hombre. Hay alegría pacífica, que el espíritu de la felicidad misma no puede expresar; y hay serenidad jocunda, que nos hace subir al cielo y gozar extasiado las delicias de los bienaventurados!”

LIBROS Novela: Recreos Juveniles (relatos, 1834); Claudio y Elena (Ed. Camarlinghi, LP, 1969). Bibliografía: Archivo Boliviano. Colección de documentos relativos a la historia de Bolivia durante la época colonial… (1872).

Ref.- V. Ballivián, Claudio y Elena, 1969, 38-39; Finot, Historia Literatura, 1964, 59-61; Arze, Diccionario Historiadores, 74; Castañón, Literatura de Bolivia, 93; Costa, Catálogo: I, 133-37; Abecia, Historiografía, 271-72; Siles, Revisiones bolivianas, 45-50; Siles, Cien Obras, 86-7; JMB, Diccionario Histórico: I, 254-55; LP IV Centenario, tomo II, 364 (*)


Foto: Portada de uno de sus libros importantes.


COPYRIGHT: Elías Blanco Mamani

sábado, 7 de agosto de 2010

RAFAEL BALLIVIAN ROCHA



BALLIVIÁN ROCHA, Rafael (La Paz, Bolivia, 1898-1963).- Poeta y crítico.
Abogado. Docente de literatura, letras y crítica histórica de la Normal Superior de Maestros. Subsecretario del Ministerio de RREE (1928). Presidente de la Academia Boliviana de la Lengua. Embajador de Bolivia en Perú y México. Laureado en los Juegos Florales de 1919 por su poema ‘Retiro Aldeano’.
Luis Felipe Vilela, en 1955, anotó: "Con ‘La senda iluminada’ inicia una etapa de renovación de nuestra literatura limitada a frívolos devaneos y reiteraciones ruberdanianas. Si bien desde hace algunos años ha callado para la poesía, su sensibilidad depurada ha hallado otros espacios de cultura para dar cabida a sus personalísimas inquietudes".
Su poema ‘La muerte del Cartujo’, antologado por Díaz Machicao, dice en la parte final: "Cuando a su cuerpo santo gloriosamente se abra / será más olorosa la tumba que solía / cavar por el destino de su labor macabra. / Y quizás en los restos de un dogmático día / se escuche con el coro la unción de su palabra / siguiendo el misterio de alguna letanía".

LIBROS
Poesía: La senda iluminada (1924).
Ensayo: Comentarios marginales (1929).
Otros: Entreactos (1961).

Ref.- Arze, Diccionario Escritores, 60-61; Díaz, Prosa y verso: II, 132-46; Vilela, Apéndice, 538; E. Blanco, 200 poetas paceños, 2009, 37


Copyright: Elias Blanco Mamani

MARÍA ESTHER BALLIVIAN ITURRALDE



BALLIVIÁN ITURRALDE, María Esther (LP, 1927-1977).- Pintora y dibujante.
Estudió en la Escuela de Artes ‘Hernando Siles’ y en su similar de Lima (Perú). Trabajó en el taller del maestro lituano Juan Rimsa, en La Paz (1948-1950). Asistió al ‘Taller 99’ dirigido por Nemesio Antúnez (Santiago de Chile, 1955). Fue docente y fundadora de la primera Facultad  de Arte creada en 1964 por la UMSA. Estuvo ligada a la docencia hasta el final de sus días. En cuanto a su labor de comunicadora, destaca su actuación como productora de programas culturales para la televisión: en 1971 sacó uno de los primeros programas dedicados a la plástica nacional en el canal estatal 7. Se desempeñó como vocal del Consejo Municipal de Cultura de La Paz. Su primera exposición data de 1950 en La Paz. Visitó con sus obras galerías de Chile, Estados Unidos, Brasil, Venezuela y Francia.
Rigoberto Villarroel Claure anotó en 1975: "Su paleta nació bajo el influjo del arte moderno: en su atelier de Sopocachi fue ensayando los modos pictóricos de los grandes maestros hasta perfeccionar paulatinamente su técnica. Su permanencia en Francia le dio perfección en el grabado en que hoy se destaca como uno de nuestros valores".
Carlos Salazar Mostajo señaló: "…el mundo pictórico de María Esther Ballivián es reducido y gira en torno de un casi único motivo intensamente sentido, pero que no se renueva, ni tampoco expresa la grandiosidad del espíritu humano como hubiera podido esperarse de una pintora tan espléndidamente dotada. El mundo del desnudo no es precisamente el mundo de lo humano, y el suprimir toda referencia local o nacional, viene a adoptar la misma posición de prescindencia que caracteriza al momento abstracto. Que no impide que la valoremos en su justa medida, reconociendo su gran jerarquía".
Pedro Querejazu (1989) señala por su lado el siguiente recorrido de la artista: “…oscila desde el expresionismo aprendido de Rimsa, hacia el constructivismo casi cubista, para luego aproximarse, en una actitud totalmente ecléctica, hacia el informalismo, que en sus últimos años abandona para volver al realismo en magníficos desnudos femeninos, que silenciosamente coloquian entre sí y con el infinito”.

PREMIOS: Premio del Concurso Hispanoamericano Femenino de Grabado y Dibujo (LP, 1956); Primer Premio en grabado del Salón Murillo con la obra ‘Bajo relieve’ (LP, 1960); Primer Premio en grabado del IV Salón de Arte convocado por el Ministerio de Educación por su obra ‘Trópico’ (LP, 1961); Gran Premio en pintura del Salón Murillo con la obra ‘Naturaleza muerta’ (LP, 1965); Gran Premio de la UTO (Oruro, 1974).

Ref.- Villarroel, Teorías Estéticas, 87 y 175-176; R. Villarroel, “La pintura y la escultura actual en Bolivia”, Khana, 36/37, 1962, 58; A. Soriano, “La pintura de M.E.B.", UH/Semana, 08.11.1974, 7; R. Mariaca, "M.E.B. y su obra", Cat. Emusa, 92, junio de 1979; P. Querejazu, “M.E.B., una retrospectiva”, UH/Semana, 25.10.1987, 15; C. Salazar, Pintura Contemporánea, 117-18; Querejazu, “Pintura boliviana…”, en Pintura Siglo XX, 1989, 27; Arte Bolivia, LR, septiembre 2009, 65

 
 










Cuadro: 'Madre e hija' de Marìa Esther Ballivián.






D.R. Copyright: Elìas Blanco Mamani