DERECHOS RESERVADOS

Gracias por citar la fuente en cualquier reproducción que se haga de este material. D.R. Elías Blanco - Editorial "El Aparapita".

domingo, 26 de septiembre de 2010

RENE BASCOPE ASPIAZU


BASCOPÉ ASPIAZU, René (La Paz, Bolivia, 1951 - 1984).- Novelista, poeta, cuentista y periodista.
Fundador de la revista ‘Trasluz’ (1976) junto a Manuel Vargas, Jaime Nisttahuz y Edgar Arandia. Exiliado a México, donde trabajó en el Fondo de Cultura Económica y en el periódico ‘El Día’. Director del Semanario ‘Aquí’ de La Paz (1980-1984). Falleció como consecuencia de un disparo accidental, cuando sólo contaba con 33 años de edad.
Omar Rocha anota: "Toda la narrativa de René Bascopé Aspiazu tiene un solo escenario: la ciudad de La Paz, y más todavía, los conventillos de la ciudad de La Paz. Cada uno de sus cuentos y cada una de sus novelas es la historia de lo que acontece en alguno de los cuartos de ese conventillo grande que es su obra misma".
La novela La tumba  infecunda, según resumen de los editores de la revista ‘Hipótesis’, tiene el siguiente argumento: “Con una narración directa, marcadamente objetiva, que ayuda a construir un mundo como quien constata una serie de hechos, La tumba infecunda se desarrolla sobre todo, en dos niveles. En un primer nivel, tendríamos el ‘presente’ de la vida del mayor retirado Constantino Belmonte. Sintiendo su muerte próxima, gracias a una tardía indemnización, Belmonte puede comprar una parcela en el cementerio, donde hace construir una fastuosa tumba. Esa lujosa última morada daría sentido a una vida que transcurrió, más bien, en el vacío, la insignificancia y la soledad. Ahí también se preocupa de conseguir alguien –su supuesta prima Leonora– que posteriormente lo entierre. En un segundo nivel, por medio de la rememoración y el relato, la novela reconstruye la vida de Belmonte, desde su niñez hasta su ‘presente’. Aunque ambos niveles trabajan a contrapunto, es el segundo, sobre todo, el que, al reconstruir la vida del personaje, diseña el extraño mundo que lo rodea y condiciona. Desde sus primeros años en Irupana, donde pasa por un aprendizaje con un brujo y donde experimenta sus primeros amores en una expulsada de Lasa, Belmonte se asemeja mucho a esos personajes de la ‘picaresca’ que pasan y conocen todos los lados ‘raros’ de un espacio social. En este caso, él será parte y hasta administrador de un prostíbulo, será testigo del origen de los ‘artilleros’ y aparaditas, pasará parte de su vida como vagabundo, viviendo en unas cavernas y en compañía de los más extraños seres, hasta que lo agarran –pues desertó- para el servicio militar y va al Chaco. Allí se imbrica en el escalafón, lo que, a la larga lo llevará a ser mayor retirado. En este universo donde prima, reitero, una visión del sub-mundo paceño, la historia del país aparece de rato en rato, sobre todo como referencia; también la toponimia de la ciudad de La Paz articula el espacio afín a ese tiempo; pero, el grueso de la novela construye un mundo extraño que, en cierta forma, se quiere intemporal, subterráneo y que, de una u otra manera, signa el ‘lado oscuro’ de la actual La Paz” (1985).
Su poema ‘Una soledad que no acaba’, dice en partes: "He descubierto que la muerte no habita en el silencio, / me duele un poco esa certeza, / eso me pasa / por preguntar tanto / (siempre le pedí demasiadas explicaciones  a la vida). /.../ Quizá sea huésped de los rincones donde el musgo envejece. / Se lo ha visto llorar recogido sobre sí mismo".

LIBROS
Novela: La Tumba Infecunda (Premio Erich Guttentag, 1985); Los rostros de la oscuridad (1988).
Poesía: Las cuatro estaciones (2007).
Cuento: Ángela desde su propia oscuridad (1977); Primer fragmento de noche y otros cuentos (Premio ‘Franz Tamayo’ 1977, ed. 1978); La Noche de los Turcos (cuentos, 1983); Niebla y retorno (Primer Premio ‘Franz Tamayo’ 1979, ed. 1988); Cuentos completos y otros relatos (2004).
Otros: La Veta Blanca (coca y cocaína en Bolivia, 1982).


Ref.- R. Bascopé, "Las estaciones", Hipótesis, 20-21, 1984, 134-40; J. Nisttahuz, "Como si continuáramos...", PL, 19.08.1984, 133-41; Taller Hipótesis, “La tumba infecunda”, Rev. Hipótesis, Nro. 22, 1985, 242-243; O. Rocha, Historia Crítica: I, 195; M. Vargas: "Cómo nació Trasluz", PL, 31.07.1994, 4; Guttentag, Bibliografía 1977, 58 / 1988, 57; M. Zelaya, “Las cuatro alas…”, La Prensa/Fondo, 04.03.2007, 4;  Blanco, 200 poetas, 2009, 94-95


COPYRIGHT: Elías Blanco Mamani

1 comentario:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar