DERECHOS RESERVADOS

Gracias por citar la fuente en cualquier reproducción que se haga de este material. D.R. Elías Blanco - Museo del Aparapita.

miércoles, 23 de noviembre de 2016

CUANDO EL VIENTO AGITA LAS BANDERAS de RAFAEL ULISES PELAEZ



LIBROS BOLIVIANOS

Cuando el viento agita las banderas
Novela de Rafael Ulises Peláez
“Este libro de Rafael Ulises Peláez, el mejor que ha escrito hasta ahora, equivale a obra culminante. Puede afirmarse que ha hecho el libro de su vida: el que le consagra como certero novelista, el que define afirmativamente su capacidad creadora y el que confirma que el hombre avanza en progreso, en altura y profundidad. /…/ Novela de la vida de paz y de la vida de guerra”.
Es la valoración del diario ‘La Razón’ de diciembre de 1950. Se trata de la primera y única novela del autor orureño Rafael Ulises Peláez titulada Cuando el viento agita las banderas.
El libro, que tiene por temas las minas en Oruro, fue impreso en la ciudad de La Paz por la Editorial ‘Universo’ en el año 1950. Planteado en dos tomos, el primero tiene 17 capítulos en sus 162 páginas.
La obra ha sido comentada también por el notable escritor y crítico argentino Arturo Capdevila, quien dejó anotado:
“Escribe a lo minero; es decir sabe ahondar, para luego trabajar en lo subyacente. Y –ya lo dice un personaje suyo: muchas cosas raras suceden  en la minas. / Me parce que usted ha dejado algo más que una novela admirable”.
Rafael Ulises Peláez nació en Oruro, Bolivia, en 1904 y falleció en La Paz, Bolivia, en 1973. En el capítulo primero de su novela, Peláez escribe:
“A pesar de sus intenciones frustradas tantas veces, Juan Carlos, volvió a pensar en la necesidad de tapar aquella rendija por la cual el sol penetraba en audaz cuchillada. Era las siete de la mañana más o menos; no tardaría en pasar por la calle desierta el carro basurero. Le dolía tener que levantarse, pisar con los pies desnudos el piso frío para ir a tapar la grieta en el postigo, rutilante y molesta. / Ante de animarse a dar el salto, venciendo la distancia de su cama a la ventanuca, dejó vagar la vista a su rededor. Advirtió enseguida la taza humeante dejada por su madre en el velador; el vapor subía haciendo eses; parecía una grímpola de plumas, un girón de sueño disipándose. Por todas las grietas menores de la tal ventana decrépita el sol tendía líneas luminosas a través del aposento”.

LIBROS
Poesía: La odisea de Tancredo Salvatierra (1970).
Novela: Cuando el viento agita las banderas (2 v., 1950).
Cuento: Ronquera de viento (1931); Bajo los techos de paja (1955).
Ensayo: La revolución de junio (1930); Los betunes del Padre Barba (historia del petróleo boliviano, 1958).

FUENTES.- Pelaez, Cuando agitan…, 3; A. Capdevila, “Un novelista boliviano”, LR, 25.11.1951, 11; Costa, Catálogo: I, 818; Quintana/Duchén, Pasión, 515; S. Rodrigo, Antología Cuentistas, 160; Guttentag, Bibliografía 1970, 97; Blanco, Orureños, 2006, 55

COPYRIGHT: Elías Blanco Mamani / Museo del Aparapita

PASION Y MUERTE DEL ULTIMO ROMANTICO de VICTOR SANTA CRUZ



LIBROS BOLIVIANOS



 Pasión y muerte del último romántico
Novela de Víctor Santa Cruz
Fechado en 1940, el libro, que trae una historia entre romántico y dramático a la vez, fue impreso por la Editorial ‘Universo’ de La Paz. Tiene 220 páginas y está dividido en 22 capítulos.
Víctor Santa Cruz, nacido en La Paz, Bolivia, en 1902, fue periodista e historiador y ha publicado hasta seis libros, dos de ellos novelas.
Pasión y muerte del último romántico –según resumen de Augusto Guzmán- narra la historia de un joven llamado Carlos quien llega a ser director del periódico oficial del gobierno, sin embargo con el cambio de gobierno, pasa a ser un perseguido político y luego confinado. Se escapa de aquel castigo y llega a Oruro donde encuentra a su madre, quien lo abandonó a tierna edad provocando incluso el suicidio de su padre. El encuentro no es más que un desencuentro.
Retorna a la ciudad de La Paz en plena revolución (hacia los años 30) para visitar a su novia Ernestina, pero por mala fortuna una bala lo alcanza en la puerta, provocando su muerte. Entonces Ernestina sale sólo para cerrarle los ojos.
En las primeras líneas de su novela Pasión y muerte del último romántico, escenificada en torno a la ciudad de La Paz, Santa Cruz escribe:
“Por fin Carlos Nelken podía gozar de un breve descanso de quince días. Sediento de aire puro, de plena luz, de sol quemante, corría en pos de nuevos panoramas que refrigerasen –por así decirlo- el cansancio de su espíritu, ahito de las luchas diarias del periodismo. / Y ahora, a horcajadas sobre un caballo criollo, galopaba en la planicie de ‘Mallasa’, ansioso de acercarse cuanto antes a los valles de Río Abajo, cuya espléndida ferocidad le había descrito su amigo Raúl al animarle a ese paseo que significaba para Carlos la breve liberación de un deber que se cumple, con gusto sí, pero con sacrificio mil”.
LIBROS
Novela: Hacia el claustro (1924); Pasión y muerte del último romántico (1940).
Historia: Historia colonial de La Paz (1942); Treinta años de historia paceña (1943); Historia de Copacabana (1948); Narraciones históricas (1956).
Ensayo: El folklore paceño. Tradiciones y supersticiones indígenas (en LP IV Centenario: III, 379-397).

FUENTES.- Pabón, “La novela…”, LP IV Centenario: III, 1948, 69; Santa Cruz, Pasión y muerte…, 1940, 3; Abecia, Historiografía Boliviana, 425; Guzmán, Novela en Bolivia, 98 y 120; Quintana/Duchén, Pasión, 601; A. Paredes, “Bibliografía del folklore”, Khana, 35, 1961, 151

COPYRIGHT: Elías Blanco Mamani / Museo del Aparapita

martes, 20 de septiembre de 2016

JOSE MARIA PEREZ DE URDININEA



PÉREZ DE URDININEA, José María (Luribay, La Paz, Bolivia, 1784 – La Paz, Bolivia, 1865).- De profesión militar. Llegó a  ser Presidente de Bolivia entre abril y agosto de 1828; fue el tercero en ocupar el cargo con carácter constitucional e interino.

Según apuntes del historiador Carlos D. Mesa, en su libro ‘Presidentes de Bolivia’, Pérez de Urdininea estudió en el seminario de La Paz y luego en Cochabamba. “Se enroló en la causa patriótica participando en la batalla de Guaqui, después de la cual fue llevado herido a la Argentina. Lucho desde 1811 hasta 1821 bajo el mando de Rondeu, Güemes, Belgrano y San Martín. Junto a Álvarez Arenales recibió la rendición del último jefe realista en el territorio del Río de la Plata. Sucre lo incorporó al Ejército Boliviano designándolo Ministro de Guerra. A la renuncia del Mariscal de Ayacucho se hizo cargo del gobierno por tres meses. Acusado de no haber hecho frente a la invación de Gamarra se retiró a una de sus haciendas por más de diez años”.
Sobre este último acontecimiento la historiadora Florencia Ballivián anota de su parte que si “hizo frente a la primera invación de Gamarra, viéndose envuelto en una dolorosa acusación de traición a la patria, de la que pudo salir airoso”.
Diez años después, en 1938, es llamado por el Presidente Andrés de Santa Cruz para comandar la Caballería del Ejército Confederado y asiste a la Batalla de Yungay. Posteriormente también colaboró en la Presidencia de José Ballivián como Ministro de Guerra y luego ocupó la misma cartera en el gobierno de Córdova.
Falleció en la ciudad de La Paz a la edad de 80 años.

FUENTES: C. Mesa, Presidentes de Bolivia, 2003, 568-569; F. Ballivián, en Diccionario Histórico: II, 2002, 514-515
COPYRIGHT: Museo del Aparapita / Elías Blanco Mamani

martes, 9 de agosto de 2016

RODRIGO URQUIOLA FLORES





URQUIOLA FLORES, Rodrigo (La Paz, Bolivia, 1986).- Novelista, cuentista, dramaturgo y ensayista.
De formación autodidacta, se dedica exclusivamente a escribir. Ha ganado importantes premios en Bolivia y en el extranjero.
En la contratapa de su galardonada novela El sonido de la muralla, los editores hacen el siguiente resumen:
“El sonido de la muralla narra, desde la voz y perspectiva de una niña vieja  -como más adelante podrá ver el lector- una vieja niña, la historia de una familia que, al retornar de un viaje, descubre que han perdido su casa a manos de unos invasores desconocidos.
Nada pueden hacer ellos contra estos invasores aparte de esperar. Esperar a que se abra la puerta. Esperar a que el mundo en el que han vivido hasta entonces y que, de manera aparentemente inexplicable, los ha olvidado vuelva admitirlos en su seno. Esperar por una explicación. Esperar hasta que el sentido del tiempo en que se han acostumbrado a vivir vaya diluyéndose.
Si bien esta es una novela sobre la espera, es también una novela sobre la memoria, la memoria como ente independiente al dueño de los recuerdos, la memoria como un espacio donde todo puede suceder, la memoria como un sueño que uno puede dirigir, la memoria como un lugar al que se nos ha prohibido el acceso por alguna razón que podría parecernos inexplicable.
Y al final sólo prevalece el silencio”.

LIBROS
Novela: Lluvia de piedra (Mención de Honor ‘Premio Nacional de Novela 2010’, 2011); El sonido de la muralla (Premio ‘Marcelo Quiroga Santa Cruz’ 2014, Kipus 2015 y Premio ‘Carlos Montemayor’, México, 2016).
Cuento: Eva y los espejos (2008); La caída (Finalista Premio ‘Cope Internacional’, Perú, 2010); Mariposa nocturna (Premio ‘Adela Zamudio’, 2013); El pelícano (Premio Binacional ArBol, 2014); El amante (2do. Premio ‘Antonio di Benedetto’, Argentina, 2014); El espantapájaros (Mención Premio ‘Julio Cortazar’, Cuba, 2015); Mientras el viento (2do. Prêmio ‘Catâratas de Foz do Iguaçú’, Brasil, 2015); El cazador (2do. Premio ‘Franz Tamayo, LP, 2015).
Teatro: El bloqueo (Premio ‘Adolfo Costa Du Rels’, 2010); El retorno (Premio Municipal de Dramaturgia de Cochabamba, 2015).
Ensayo: Bajo el oscuro sol: retrato de la ausencia o viaje al interior de la Nada (Mención de Honor Premio ‘Yolanda Bedregal’ LP, 2013).

FUENTES: R. Urquiola, El sonido de la muralla, Kipus-Cbba, 2015; “Boliviano gana premio…”, Correo del Sur, 26.05.2016; Datos proporcionados por el propio autor (julio 2016)
FOTO: Museo del Aparapita (2015)

COPYRIGHT: Museo del Aparapita / Elías Blanco Mamani