DERECHOS RESERVADOS

Gracias por citar la fuente en cualquier reproducción que se haga de este material. D.R. Elías Blanco - Museo del Aparapita.

sábado, 17 de octubre de 2020

JORGE SARAVIA CHUQUIMIA, escritor boliviano


SARAVIA CHUQUIMIA, Jorge
(La Paz, Bolivia, 1970).- Novelista, poeta, cuentista y fotógrafo.

De profesión arquitecto. Participa activamente de ferias d libros de autores en la ciudad de La Paz.

El autor de presenta en los siguientes términos: “Nací en la clínica de La Paz para homologar mi paceñidad. Soy ordenador del espacio en una urbe totalmente agobiada por la desorganización y la no-presencia del urbanismo, pero, es un misticismo creerlo. Fotografío lo que puedo en cuanto creo tener la imagen perfecta, o sea, never. La música más heavy es la que descubro cada día. Lo más perfecto de mi vida son ellos, mis amados seres. Que se reciba la oración”.

Su libro de poemas Flores de mi jardín, es una interesante propuesta literaria considerando que son treinta poemas dedicados a las flores, con títulos como: ‘Flor de tierra’, ‘Flor de vértigo’ o ‘Flor de silencio’, este último por ejemplo dice en sus párrafos: “Metáfora perdida, gritas como campana de convento. / Nada más insensato pensar que siendo mudo testigo de la muerte, sufres de piedad. / Rauda velocidad de tu mudez se impacienta con tu no estar / abajo o / arriba / alguien me puede gritar / Vivo o muerto qué más da”.

LIBROS Novela: Contrasímismo (2016). Poesía: Flores de mi jardín (s.f.). Cuento: No le gusta festejar cumpleaños (2017)

 

FUENTES: J. Villanueva, ‘Contrasímismo, una novela…’, El Diario, s.f.; J. Saravia, ‘Flor de silencio’, en Flores de mi jardín, s.f., 39; J. Saravia, Presentación, en No le gusta festejar…, contratapa

 FOTO: Elías Blanco (2016)

D.R. Copyright: Museo del Aparapita / Elías Blanco Mamani

GLORIA EYZAGUIRRE LLANQUE, escritora y periodista boliviana


EYZAGUIRRE LLANQUE, Gloria
(Oruro, Bolivia, 1961).- Escritora y periodista.

Reside en la ciudad de La Paz, donde trabajó en ‘Presencia’ y ‘La Razón’. Ha publicado sus cuentos en distintos medios, especialmente en ‘Presencia Literaria’ y forma parte de la antología La otra mirada (2000). En su historial se registra que participó de distintos eventos literarios tanto en Bolivia como en argentina.

En algunos párrafos de su cuento titulado ‘El adoptado’ se lee: “La uña permanece intacta, así como las arruguitas circulares en la parte media. Lo que ha cambiado es el color, que se degrada en tonos rosados y blanquecinos. / De la parte superior brotan hilos, como una cabellera, y su manera de flotar dentro del frasco hace que parezca una medusa en su acuario, muy distinta al dedo mutilado que en realidad es. / Suspendido en el tiempo ajeno ya a su soporte anterior, acostumbrado al líquido frío que le ha dado otra vida, retiene, el algún rincón de esa casa, el grito que sólo algunos escucharon. / Pudo ser una de esas noches de mataderos militares en las que alguna gente cortaba a otra. / Puede ser parte de alguno de esos hombres fotografiados que hacen, en conjunto, el álbum de fotografías del dueño de casa, quien tiene sus dedos completos”.

 

FUENTES: La Patria/El Duende, “Letras orureñas: Gloria…”, Oruro, 01.01.2001, 8; W. O. Muñóz, Cuentistas bolivianas, 2007, 226-227

 

D.R. Copyright: Museo del Aparapita / Elías Blanco Mamani

SOLANGE BEHOTEGUY, cuentista boliviana


BEHOTEGUY, Solange
(La Paz, Bolivia, 1970).- Cuentista.

Estudió sociología en la Universidad Autónoma Metropolitana de México y en la UMSA de La Paz. hacia el año 1995 fue parte de ‘Pequeño Teatro’ dirigido por Guido Arce, elenco que llevó a escena dos cuentos de Behoteguy. Publicó sus cuentos en la revista ‘Correveydile’ de Manuel Vargas y en diarios y revistas paceñas.

El estudioso de la literatura boliviana Willy Oscar Muñóz, en su libro sobre Cuentistas bolivianas (2007), anota en torno a Almas inquietas de Behoteguy que el “tema principal es la muerte y las diferentes situaciones que se vinculan con ella. En ‘Amarillo eterno’ y ‘Aviso necrológico’ combina lo grotesco con el humor negro. En el primer relato, una viuda orina diariamente en la tumba de su marido. Ante la sorpresa general, ella finalmente confiesa que cada quien llora por donde más le duele. En ‘Post mortem’, utiliza el tema onírico como medio profético del retorno del marido, quien regresa para satisfacer las necesidades eróticas de su mujer, en un acto necrofílico”.

Entre sus muchos cuentos, encontramos el titulado como ‘No pero sí o la muerte’, publicado en la revista ‘Semana’ del diario ‘Ultima Hora’, cuyos párrafos iniciales dejan leer: “Me mortificas dijo la muerte después de vomitar sus últimas semejanzas de mujer. Duermes del lado equivocado, jamás tus nalgas vienen a posarse en mi estómago, irrumpes en mis silencios con tus ronquidos independientes. / La muerta estornuda, se limpia la nariz, se resfría en invierno, toma sol en verano con bi-quini en el lago titi-caca, aprende a decir no. / Tú eres la muerta, ésa que convoca mis fantasías y las retuerce, tristes, desafiantes, semejantes a las tuyas porque se saben inútiles esfuerzos por desobedecer al abandono. Te quiero muerta, te quiero ver entre mis dientes, velar tus penúltimos insomnios, provocar una hecatombe de desesperación…”.

LIBRO Cuento: Almas inquietas (1999).

 

FUENTES: S. Behoteguy, ‘No pero sí o la muerte’, Ultima Hora/Semana, 19.11.1995, 10; La Prensa, ‘Almas inquietas…’, LP, 08.07.1999, 13b; W. O. Muñóz, Cuentistas bolivianas, 2007, 190-191

FOTO: Tomado del diario 'La Prensa' (1999)

D.R. Copyright: Museo del Aparapita / Elías Blanco Mamani

EMILIANA CORTES VILLANUEVA, poeta y feminista boliviana


CORTÉS VILLANUEVA, Emiliana
(La Paz, Bolivia, s. XX).- Poeta y feminista.

De profesión contadora (1923). Trabajó en la Empresa de Ferrocarriles, donde fue una activista del gremio; creó un ‘Centro Femenino Ferroviario’ y aportó al establecimiento de la Confederación Ferroviaria y de su Caja de Seguro. Al mismo tiempo participó del ‘Ateneo Femenino’ (1945). Representó a Bolivia en eventos de carácter social. En 1955 contribuyó a la reorganización de la Cruz Roja Boliviana. Hizo labor de periodista escribiendo para ‘La Gaceta de Bolivia’. Su obra literaria está concentrada en el libro Manantial (1938) escrita en prosa poética.

Una valoración a los escritos de Emiliana Cortés fue hecha por Willy Oscar Muñóz, quien el año 2007 anotó: “Ella misma describe su trabajo como una ofrenda a los seres que luchan por romper sus viejos prejuicios y dedica su obra a aquellas almas hermanas en el trabajo y en la fatiga, Los treinta y dos pasajes de este libro son sobre todo disquisiciones filosóficas que tratan de desbrozar los sentimientos, las virtudes y los vicios de la humanidad. Su pulida prosa poética tiene como meta implícita un fin espiritual, de manera que es sutilmente moralizante; emula y exalta lo puro y lo diáfano del alma humana, desdeña la ignorancia y concibe el amor como una expresión bienhechora del plan divino”.

Entre sus textos de Manantial está el titulado como ‘Vivir’, en que se lee: “Vivir, vibrando intensamente, al ritmo de los golpes del destino; al ritmo del dolor y de la alegría; sin esconderse y sin huir. / Ser como las aguas de los ríos que corren murmuradoras y cristalinas, refrescando las riberas, bañando las sementeras, purificando los charcos cenagosos. / Si viene la furiosa descarga de la adversidad, contemplarla serena, arrojarse a la lucha y sentir la cruel presión de la tempestad”.

LIBRO Poesía: Manantial (1938)

 

FUENTES: E. Cortés, ‘Vivir’ en Manantial, 1938, 13; J. Barnadas, Diccionario Histórico: I, 2002, 622; Willy O. Muñóz, Cuentistas bolivianas, 2007, 63-64

FOTO: Portada del único libro de la autora (Biblioteca 'Franz Tamayo', La Paz).

D.R. Copyright: Museo del Aparapita / Elías Blanco Mamani

viernes, 25 de septiembre de 2020

LUIS DE RIBERA, poeta religioso español y funcionario de la colonia en Bolivia


RIBERA, Luis de (Sevilla, España, 1555 – Potosí?, Bolivia, hacia 1620).- Poeta religioso y funcionario de la colonia en Potosí.

Tras realizar estudios en Sevilla, según datos biográficos de Alicia Colombi-Monguió, habría pasado en 1857 a la Nueva España y luego se habría establecido en La Plata (hoy Sucre) como Teniente mayor, “pero sólo en 1610 queda documentada su presencia en Potosí, al suscribir un memorial al Virrey Mendoza y Luna sobre el debatido tema de la reducción de los ‘mit’ayaqkuna’ en los alrededores de la Villa, en el que aboga por la restauración del sistema original del Virrey Toledo (discrepando con los jesuitas)”.

Por su lado el biógrafo Augusto Guzmán lo define como “poeta místico y militar del siglo XVI”, y arroja los siguientes datos biográficos: “residió en Charcas con su tío del mismo nombre, cuando estalló la guerra civil de Gonzalo Pizarro contra el Virrey Blasco Núñez de Vela. En 1545, mientras Pizarro, proclamado Virrey del Perú, perseguía al destituido Nuñez Vela, Chuquisaca se pronunció por el Rey nombrando Gobernador a Luis de Ribera. Su sobrino, nuestro poeta, teniente a la sazón, hizo campaña contra Pizarro como capitán del Rey al lado de Ribera y Diego Zenteno. Muerto su tío en la batalla de Guarina (1547) se retiró a Potosí”.

En cuanto a su accionar como poeta, la historiadora Teresa Gisbert en su Esquema de la literatura virreinal en Bolivia (1968), destaca la presencia de Luis de Ribera en la Villa Imperial de Potosí anotando: “es uno de los mejores, sino el mejor poeta que pisó el Alto Perú. /…/ Frases muy elogiosas tienen para él Menéndez y Pelayo, y Sainz de Roble nos dice de él que ‘es uno de los mejores poetas religiosos que ha tenido España, en ocasiones comparable al mismo Fray Felipe de León’”.

De manera más precisa la citada Colombi-Monguió destaca su labor literaria afirmando: “Se trata de un gran poeta religioso, que dedicó al Antiguo y al Nuevo Testamento 33 y 34 sonetos, respectivamente, además de tres poemas largos. /…/ Muchos de sus hallazgos son de poeta consumado. A pesar de opiniones apresuradas, su estilo no es el de los clásicos del s. XVI, ni culterano ni conceptista, es un barroco, como Lope de Vega en las Rimas Sacras; un excelso poeta barroco”.

Luis de Ribera logró plasmar en un libro su obra poética, bajo el título de Sagradas poesías, impresa en 1612 en Sevilla, España. “Glorioso y olvidado poeta del siglo de oro español –dice Augusto Guzmán-, pertenece también al movimiento colonial de nuestra literatura, porque su canto tierno, espiritual y devoto, surgió en medio del naciente esplendor material de Potosí, como una de las primeras manifestaciones de la cultura de Charcas”. Así, Guzmán postula la idea de registrar la obra de Ribera como antecedente de la creación literaria en Bolivia, pese a que estos versos (inspirados en la Biblia, como bien distingue Colombi) han sido dedicados a su hermana Constanza María de Ribero, monja profesa del hábito de la Concepción, y no a tierras hoy bolivianas.

Uno de sus poemas, en este caso citado por Teresa Gisbert como “dentro de un estilo totalmente barroco, tanto en la forma como en el asunto”, es el siguiente bajo el título de ‘De la muerte, horrible muerte, agradable al justo’, que dice en parte: “Ultima raya de las cosas nuestras / eres, hora horrible y despechada, / embeleso fatal en sombra helada / de figuras horribles y siniestras: / ¡Qué osadas son tus flechas y qué diestras para abrir la herida acelerada! / De sangre, amarillez, hedor manchado, / así en tus trances con pavor de muestras. / Más a ti tan aleve y tan temida / el justo te desprecia, y en paz santa / recibe ese tu brazo deseado. / Porque para que seas vencida, / el vigor con que a sí propio quebranta / en inmortal ardor lo ha transformado”.

El año 2009 se publicó un libro titulado Luis de Ribera. Sagradas poesías, bajo el sello de Plural (La Paz, Bolivia), mismo que es un estudio con edición e introducción del boliviano Leonardo García Pabón, con aportes de Josep Barnadas y de Alicia Colombi-Monguió.

 

LIBROS Poesía: Sagradas poesías (1612); Romancero y cancionero sagrado (1872).

 

FUENTES: T. Gisbert, Esquema de la literatura virreinal, 1968, 19-20; C. Coello, ‘El barroco en el Alto Perú’, Rev. Signo, 9. 1968, 20-21; A. Guzmán, Biografías de la literatura: I, 1982, 11-12; A. Colombi-Monguió, Diccionario Histórico: I, 2002, 743-744

 

FOTO: Portada del libro editado en Bolivia sobre Luis de Ribero

D.R. Copyright: Museo del Aparapita / Elías Blanco Mamani

jueves, 24 de septiembre de 2020

DOUGLAS CORNEJO MICHEL, escritor boliviano


CORNEJO MICHEL, Douglas
(Potosí, Bolivia, 1962 - 1998).- Escritor.

Radicó en su juventud en la ciudad de La Paz, luego se formó en la carrera de derecho en la Universidad ‘Tomás Frías’ de su tierra natal. Hizo labor de periodista al fundar el periódico ‘El Comercio’ y luego la ‘Revista Jurídica’, para cerrar su actividad con ‘El Chicheño’ difundido y dedicado a Tupiza. Falleció a los 36 años de edad.

Su libro Once cuentos (1995), ha sido comenta por el periodista Germán Araúz Crespo, afirmando que el mismo tiene la virtud de “introducir al lector al mundo cotidiano de la provincia, esa zona que está en el límite de lo urbano y lo rural. A través de minuciosas descripciones, Cornejo Michel muestra la rutina de seres oscuros que habitan ámbitos que nuestra literatura actual parece querer olvidar”.

LIBROS Novela: Antes de morir (2014). Cuento: Once cuentos (1995).

 

Ref.- G. Arauz, en Correveidile, 16, 2000, 53-54; D. Cornejo, Antes de morir, 2014, presentación y contratapa

 

D.R. Copyright: Museo del Aparapita / Elías Blanco Mamani

 

CARLOS DECKER MOLINA, escritor y periodista boliviano


DECKER MOLINA, Carlos
(Oruro, Bolivia, 1939).- Escritor y periodista.

Se inició en el área de comunicación al ser jefe de noticieros en Radio ‘El Cóndor’ en 1959, luego fue director general de la misma emisora. Fue columnista de ‘Clarín Internacional’ en 1967. Se formó en las áreas del periodismo y el derecho en la Universidad Técnica de Oruro entre los años 1964 y 1970. Tiene un post grado en Teoría del Estado de la Universidad Católica de Chile (1973). Radica en Estocolmo, Suecia, desde 1976. Fue jefe de la redacción de ‘Lenguas Extranjeras’ de la radio ‘Sweden’. Trabajó como enviado especial y corresponsal del programa ‘Panorama de América Latina’. Colaborador de varios diarios y revistas de México, Uruguay, Argentina y Bolivia.

En torno a su novela Tomasa (2014), que fue finalista en Concurso convocado por la editorial ‘Kipus’ de Cochabamba, destacan la obra sus editores con los siguientes términos: “Sus personajes se mueven en un escenario ajeno y añoran el suyo, son seres a medias. Algunos asumen el reto de cambiar de identidad, pero el medio los convierte en un número personal. Son y no son o son lo que no querían ser. / En ese contexto aquel niño que salió al exilio, forzado por el padre, añora el calor maternal al que nunca pudo volver porque queda atrapado en la noche oscura de la depresión. Las mujeres son una solución pero no la cura. / La novela de Decker Molina nos recuerda que hay exiliados físicos y de los otros”.  

LIBROS Novela: Soledad (s.f.); Tomasa (2014); El eco de los gritos (1918). Memorias: El exilio nuestro de cada día (2003); Nicaragua Poder popular (s.f.); Sobrevivientes, réquiem para el siglo XX (2007); Carlos el lector (s.f.).

 

FUENTES: C. Decker, El exilio nuestro…, 2003, Solapas; C. Decker, Tomasa, 2004, solapas y contratapa

 

D.R. Copyright: Museo del Aparapita / Elías Blanco Mamani