DERECHOS RESERVADOS

Gracias por citar la fuente en cualquier reproducción que se haga de este material. D.R. Elías Blanco - Museo del Aparapita.

jueves, 8 de marzo de 2012

MARVIN SANDI ESPINOZA


SANDI ESPINOZA, Marvin (Potosí, Bolivia, 1938 – Madrid, España, 1968).- Filósofo, músico y compositor.
Vivió y creció en un ambiente de artistas; su abuelo y su padre fueron violinistas, y su madre maestra de piano. Estudió música en Buenos Aires, Argentina (1957-1962). Allí mismo estudió filosofía. En 1964 viaja a España. En 1965 es becado por el ‘Goethe Institut München’ para estudiar alemán y filosofía. Con el tiempo llegó a dominar el inglés, francés, italiano, alemán y latín, todo por su anhelo de leer los textos originales. Radicado en Europa, vino a Bolivia en 1962 para fundar en Potosí el ‘Colegio Libre de Estudios Superiores’ junto a Mario Araujo, René Arrieta, Alfredo Loayza Ossio y Nazario Tirado.
La faceta filosófica de Sandi ha sido comentada por Max Solares Durán en los siguientes términos: "Muy complicado el pensamiento de Marvin Sandi unido a una terminología técnica de mucho cuidado, caracterizan su filosofar, filosofar, de otro lado, muy discutible y difícil de sostener, cuando sostiene que: poesía y misterio y su vaivén es la esencia del pensar. La filosofía es para él simplemente un escuchar la voz del misterio. Así la filosofía sería una sirviente de la poesía...".
Alberto Villalpando, su amigo, retrata el lado humano del autor: “Marvin Sandi era un hombre de estatura baja, de complexión robusta. Su rostro, de mirada seria y de rasgos bien definidos, de labios gruesos, nariz recta y de barbilla firme, inspiraba respeto. De barba muy poblada, parecía mucho mayor de lo que en realidad era. De carácter sanguíneo, era propenso a la ira y despreciaba profundamente la improvisación. El mundo del arte y de la cultura debía ser serio en extremo. Era goloso y de una abrumadora sensualidad. Trabajador, apasionado amante  de Bolivia y, de vez en cuando, desproporcionadamente sentimental. En cierta oportunidad, asistimos a un concierto en el Teatro Colón ofrecido por Jaime Laredo, quien hacia poco tiempo había ganado el Concurso de la Reina de Bélgica. Marvin se hecho a llorar desconsoladamente por la intensa emoción que le había producido, no sólo la inmensa musicalidad de Laredo, sino el hecho de que era boliviano”.

LIBROS
Filosofía: La finitud y otros ensayos (1963); El ser y el trascender en el pensamiento de Francisco Romero (1963); Meditación del enigma (1966).
Música: Preludios y otras piezas para piano (1958); Siciliana (1963); Pequeño manual de técnica pianística (1963); Sonata en un movimiento (1963); In memoriam (dedicada a Eduardo Caba, s.f.); Tres piezas fáciles, op. 2, y dos preludios (s.f.); Ritmos panteísticos (s.f.); La primera piedra (sobre música y  filosofía, 1979).

Ref.- Max Solares, "El pensamiento filosófico de M.S.", Rev. Difusión, 31.05.1971, 14-15; Araujo, Temas Literarios, 16-29; Arze, Diccionario Sociales, 134-135; Ramiro Soriano, “El misterio de M.S.”, Rev. Sopocachi, septiembre 1990, 15; A. Villalpando, “La música boliviana de la segunda mitad del siglo XX”, Rev. Ciencia y cultura, 11, UCB, LP, diciembre 2002, 49-61; M. Araujo, Diccionario Histórico: II, 845; E. Blanco, Potosinos, 2010, 140-141


COPYRIGHT: Elías Blanco Mamani


1 comentario:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar