DERECHOS RESERVADOS

Gracias por citar la fuente en cualquier reproducción que se haga de este material. D.R. Elías Blanco - Museo del Aparapita.

lunes, 9 de enero de 2017

GUNTER HOLZMANN



HOLZMANN, Günter
(Breslau, Alemania, 1912 – Santa Cruz, Bolivia, 2001).- Hombre de cultura, aventurero y naturalista.

De ascendencia judía, salió de Alemania hacia el año 1933 escapando del gobierno de Hitler; estuvo en Inglaterra donde siguió la carrera de medicina aunque sin terminarla. Posteriormente, cuenta Alex Ayala, “sin apenas dinero, vendió su cámara Laica y se embarcó rumbo a Bolivia. No obstante recaló en Cusco. Y allá consiguió su primer trabajo, que abandonó para ocuparse en los laboratorios de Mauricio Horchild, junto a Patiño y Aramayo, uno de los conocidos barones del estaño”.

Finalmente arribó a Bolivia en 1947, asentándose en la ciudad de Santa Cruz de la Sierra, donde se casó y armó su familia. Entonces se abocó a desarrollar diversas actividades, entre ellas participó de la creación de la Casa de Cultura de la capital oriental. Se cuenta que en sus andanzas encontró que el veneno de las hormigas de Palo Santo, era un remedio eficaz para la artritis. También fue muy amigo del naturalista Noel Kempff Mercado.

Entre los que le conocieron de cerca está Ignacio Ramonet, quien entrevistado por el diario ‘La Razón’ el año 2002, recordó: “Pienso que la persona más excepcional que he encontrado en mi vida es Günter Holzmann. Lo he conocido en la última década, en sus últimos suspiros, y recuerdo que la primera vez que lo vi me sorprendió el contraste tan fuerte que existía entre su, en apariencia, fragilidad física y su increíble voluntad de acero. Mantuvo una fidelidad fantástica a las ideas generosas de su juventud, a las ideas de solidaridad humana, a su amistad con los desposeídos y a un deseo de generalizar el progreso. Su vida es ejemplar, es una travesía del siglo XX. No hay ninguna otra semejante. Y resume, pienso, la historia de las mejores generaciones del siglo ya pasado. Cuando lo conocí nos fascinó su increíble cultura a la que ya se ha aludido muchas veces, su cultura en materia de historia, en materia de etnología, en materia de arqueología, sus conocimientos de lenguas, su excelentísimo francés –muy literario-, la calidad de su inglés, de su alemán y evidentemente de su castellano. Pero sobre todo nos impresionó el relato de su vida…”.

LIBRO
Autobiografía: Más allá de los mares (2002).


FUENTE: Alex Ayala, “G.H., el rebelde de las mil y una historias”, La Razón/Escape, LP, 09.06.2002, 11-13

COPYRIGHT: Elías Blanco Mamani / Museo del Aparapita

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada