DERECHOS RESERVADOS

Gracias por citar la fuente en cualquier reproducción que se haga de este material. D.R. Elías Blanco - Museo del Aparapita.

martes, 10 de enero de 2017

HUGO GOLDSACK BLANCO



GOLDSACK BLANCO, Hugo (Santiago de Chile, 1915 – Olmué, Chile, 1988).- Poeta, periodista y escritor.
Fue galardonado en 1972 con el Premio Nacional de Periodismo de Chile. La visita de Hugo Goldsack a Bolivia se produjo de manera oficial en 1955, en calidad de Jefe de Prensa de la Presidencia de la República de Chile, acompañando al Presidente Carlos Ibáñez del Campo, cuando el mismo cumplía un segundo mandato presidencial (1952-1958). Dicha visita era en retribución a una actitud similar anterior del Presidente Víctor Paz Estenssoro, quien estuvo en el puerto de Arica el 31 de enero de 1955.
Goldsack cuenta que “Fue aquella una jira muy breve, y, además, muy esforzada. Oficialmente debía durar sólo cuatro días, y se prolongó a cinco por la visita a Santa Cruz de la sierra, programada en el último instante. En esas escasas horas debí repartirme entre las obligaciones inherentes a mi condición de jefe de Prensa de la Presidencia de la República y el vagabundaje transoñado y sin brújula del artista que desea aproximarse a las formas eternas  y al espíritu de un pueblo maravilloso”. Aquella visita traía una comitiva diversa e interesante, entre ellos estaba el poeta Teófilo Cid, el periodista y director del ‘La Nación’ Darío Saint Marie, entre otros.
Como resultado de esta experiencia, Goldsack publicó el libro titulado Encuentro con Bolivia y subtitulado ‘Color y sorpresa de una país inesperado’, mismo que fue editado por Francois Villón de Santiago de Chile en 1956. Una de las impresiones de Goldsack tiene que ver con la ciudad sede de gobierno, en que dice: “Esto es Bolivia, y Bolivia es el continente de las tremendas contradicciones geológicas y humanas, de las sorpresas innumerables. Eso es lo que los viajeros estamos aprendiendo en el rudimentario alfabeto de ese vuelo, y lo que más tarde perfeccionaremos, a través de fecundas lecciones vivas, sin que ello signifique que Bolivia nos haya mostrado la suma de los mil rostros que los siglos tallaron y pulieron sobre su carne /…/ Preguntábamos por la ciudad, y he ahí que La Paz estalla, de repente, con sus techos rojos, sus barrios coloniales, sus iglesias, sus rascacielos y sus jardines, en el fondo de aquel abismo, vale decir, allí donde sólo abríamos esperado un triste amasijo de lavas muertas y depósitos aluviales de remotas edades”.
En este trajinar, Goldsack tiene oportunidad de contactarse con dos hombres notables de la cultura boliviana como son Miguel Alandia Pantoja y Oscar Cerruto; sobre el primero anotó: “…es tan extraordinario pintor, que toda esta intención intelectualista (marxismo) y todo el compromiso partidario resbalan a segundo plano, frente a la magia de su intuición artística, la que le permite llegar a efectos que sólo puede dominarse con un adjetivo: sobrecogedores”; y sobre Cerruto definió: “…digno y señorial en su soledad, como Alandia, lleno de comprensión frente a las debilidades, riguroso consigo mismo en la búsqueda de la expresión legítima, Cerruto es, sin duda, una de las figuras más puras y agregias de la poesía actual boliviana”.
El crítico boliviano Juan Quirós por su lado le ha dedicado una reseña al libro de Goldsack, a quien define de entrada: “Poeta antes que nada y de los buenos entre los poetas jóvenes de Chile”. En nota aparecida en la revista ‘Signo’ en su edición número 3 de 1957, escribió en una parte: “en este Encuentro con Bolivia, aunque escrito por un poeta, se deja el autor (y hay que agradecerlo) de símbolos, de éxtasis místicos, de sueños y verdades subyacentes, y usa el lenguaje corriente”. Y más adelante concluye: “De maravilla en maravilla, de deslumbramiento en deslumbramiento, de estupefacción en estupefacción, Goldsack cuenta no su encuentro sino su encontrón con Bolivia (únicamente cuatro días estuvo acá), en donde -según él mismo dice- dió con el alma de la égloga y oyó el paso de un pueblo que marcha bajo la noche”.
     

FUENTES: Mariano Baptista, Chile-Bolivia. La Agenda inconclusa, 1999, 79-80; H. Goldsack, Encuentro con Bolivia, 1956, 9-10, 19-21 y 61-62; J. Quirós, "Encuentro con Bolivia", Rev. Signo, LP, Nro. 3, 1957, 133-34

COPYRIGHT: Elías Blanco Mamani / Museo del Aparapita

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada