DERECHOS RESERVADOS

Gracias por citar la fuente en cualquier reproducción que se haga de este material. D.R. Elías Blanco - Museo del Aparapita.

miércoles, 13 de abril de 2011

ARTURO BORDA GOSALVEZ




BORDA GOSALVEZ, Arturo (La Paz, Bolivia, 1883 - 1953).- Artista pintor y poeta.
Precursor del socialismo en Bolivia. Secretario General de la Federación Obrera del Trabajo de La Paz (1921). Pintor autodidacta, se estima que ha producido más de tres mil cuadros a lo largo de su vida. Según datos de Ronald Roa, en 1915 expuso 30 lienzos; en 1917, 240 pinturas; en 1919, en Buenos Aires, 78 obras. Así, participó activamente de la visa social y cultural de La Paz; fue parte del reparto de la película ‘Wara Wara’ dirigida por Velasco Maidana.
Uno de los primeros testimonios sobre su vida y obra fue dada hacia 1955 por el escritor Porfirio Díaz Machicao, quien recordó: “Cierta vez visité a un hombre que moraba en una habitación de piso alto, en la calle ‘Mapiri’. Bohemio, lleno de talento, infinitamente inquieto y horriblemente libre, éste hombre vivía frente a la montaña que había amado desde que sus ojos se abrieron a la luz en nuestros cielos. El balcón era un mirador que daba hacia el Illimani, permitiendo abarcar con la vista todo el encanto verde de los campos calacoteños. El hombre era pintor y también escribía. Había realizado una labor gigante de colorista, la que había sido difundida, por los cuatro puntos cardinales de la ciudad y algunos sitios de América. En cuanto a las escrituras –que el destino mantiene hasta hoy inéditas- había una pila de más o menos treinta tomos de un libro intitulado ‘El Loco’”.
"Este hombre extraordinario vivió y murió pintando el Illimani", dice Jaime Saenz.
Entre sus cuadros más célebres están: Mis dos hermanas (hacia 1916), El Yatiri (1918), Mis padres Leonor Gosálvez y José Borda (1943) y La crítica de los ismos y el triunfo del arte clásico (1948), además de los Illimanis, varios de ellos en museos de La Paz.
El escritor Carlos Medinaceli lo destacó en 1953: "...su obra es la que más espíritu nacional ostenta y refleja con mayor fidelidad la vida boliviana. Realidad vista a través del espíritu de un artista, de un psicólogo y de un 'demoledor' zaratústrico y marxista".
Los esposos Mesa/Gisbert lo comentan: "El caso de Arturo Borda es uno de los más interesantes y originales dentro del arte boliviano, durante su época pasó desapercibido y apenas sí un limitado grupo de sus contemporáneos se dio cuenta de su talento. /.../ A primera vista Borda se presenta como una figura exótica dentro del ambiente que le cupo vivir, pero un análisis detenido nos demuestra que es un producto característico de su tiempo, de la cultura de su época y que Borda recoge las ideas del grupo de pensadores y estetas al que perteneció".
Blanca Wiethüchter anota que hubo en Borda "Un exceso en el júbilo de estar vivo. Como excesivo fue en todo lo que emprendía. Hay que leer simplemente su autobiografía. Una multiplicación desmesurada de pinturas, una proliferación desmedida  de palabras, un afán de ser guiado por el soplo creador. Como si no hubiera tiempo, como si no hubiera posibilidad de apaciguar el huracán. Es así que tanto su obra pictórica como la literaria se tornan irregulares, y su obra se tensa sobre un hilo que va de lo genial a lo francamente malo, de lo mediocre a intensidades pocas veces logradas en la literatura boliviana. Esa misma desmesura en su hacer parece que incidía en la intención de mostrar un profundo desprecio  por los valores sociales instalados a su alrededor".
Carlos Salazar destaca: "Es el primero que hace paisaje nacional descubriendo el carácter que tan particularmente definen las moles andinas para señalarse como paisajes bolivianos y no de ninguna otra parte. Es también el primero que hace crítica a la sociedad, diseccionando el pasado y el presente y vislumbrando el porvenir. Su obra enlaza con grandes  problemas espirituales: el sentimiento trágico de la vida es una presencia muy frecuente en sus cuadros, y en eso también es un iniciador".
Un poema de Borda dice: "Yo sé de los últimos secretos del amor / y anhelo extraer las ocultas mieles / en las ardientes pasiones, / así como el colibrí se embebe de néctares /  en los cálices de un encantado jardín / a la luz crepuscular. / Habla y oirás el Himno inmortal / de consolación y tristeza / que mi espíritu entone".

LIBRO: El Loco (poesía y miscelánea, 3 v., 1966).

Ref.- Díaz, El Ateneo, 1956, 57-58; A. Borda, “Autobiografía”, La Nación/Dominical, 28.10.1962, 1 y 3; A. Borda, "Homenajes", Hipótesis, 17, 1983, 43; G. Lora, Historia del movimiento obrero: II, 1969, 336-50; E. de Medinaceli, “Genialidad pictórica…”, Ensayos, 1969, 23-37; Saenz, Vidas y Muertes, 1986, 119; Salazar, Pintura Contemporánea, 43-52; P. Querejazu, Diccionario Histórico: I, 359; F. Lafaye, “La pintura de A.B.”, Presencia/2da. Secc., 09.07.1978, 1; C. Medinaceli, “Consideraciones…”, El Diario/Artes, 05.05.1953, 1; Arte Bolivia, LR, septiembre 2009, 37; B. Wiethüchter, Historia Crítica: II, 284-89; Blanco, 200 poetas, 2009, 30; R. Vargas, “A.B., el fin de los mitos”, LR/Tendencias, 21.11.2010, C1-2; Blanco, Diccionario de Poetas, 2011, 42



CUADRO: Uno de los Illimanis de Arturo Borda, que pertenece a la "Colección Oviedo", según rótulo de la retrospestiva de 2009 en el Museo Nacional de Arte, de La Paz.

COPYRIGHT: Elías Blanco Mamani

2 comentarios:

  1. El cuadro de la foto donde se encuentra??? Me interesaría verlo.

    ResponderEliminar
  2. La obra pertenece a la "Colección Oviedo" y fue expuesta en el Museo Nacional de Arte de La Paz el año 2009, cuando le tome esta foto.
    Atte. Elías Blanco

    ResponderEliminar