DERECHOS RESERVADOS

Gracias por citar la fuente en cualquier reproducción que se haga de este material. D.R. Elías Blanco - Museo del Aparapita.

domingo, 26 de febrero de 2012

MELCHOR PEREZ DE HOLGUIN

PÉREZ DE HOLGUÍN, Melchor (Cochabamba, Bolivia, 1660? – Potosí, Bolivia, 1733?).- Pintor de la colonia.
Fueron sus padres Don Diego Pérez de Holguín y Doña Esperanza Flores. No se conoce detalles de su infancia y juventud. Se presume que radicó por algunos años en Lima (se afirma que allí tuvo por maestro a Diego Quispe Tito) y que viajo a España para formarse académicamente. Hacia 1693 se traslada a Potosí, para allí desarrollar el grueso de su obra. Era la época en que esta ciudad de leyenda alcanzara fama y esplendor por las fábulas riquezas que se extraían de su cerro de plata. Realizó los retratos de los Condes de Carma, quienes apreciaron su talento y lo protegieron en consecuencia. En varios años de trabajo, hizo más de mil cuadros. También pintó cuadros que adquirieron rango de interés histórico como el titulado ‘La entrada en Potosí del Arzobispo Rubio Morcillo de Auñón’ (1716), en la que se observan detalles de la Villa Imperial y recupera las costumbres de la época;  hizo cuadros grandes, casi murales, de los cuales destaca ‘El triunfo de la Iglesia’ (1706) y ‘El Juicio Final’ (1708), ambos instalados en la parroquia de San Lorenzo de Potosí. Prácticamente pintó a todos los santificados de su tiempo. Las dos series de Evangelistas (hechas en 1714 y 1724 respectivamente) están entre las más preciadas. Uno de los cuadros más conocidos es ‘Descanso en la huida de Egipto’, que está en exposición permanente en el Museo Nacional de Arte de La Paz. Fue conocido entre los potosinos por el sobrenombre de ‘Brocha de Oro’.
José de Mesa y Teresa Gisbert lo definen: "Es el pintor más importante del barroco en Charcas /.../. Su pintura es netamente barroca, inspirada en fuentes flamencas, sigue a la escuela española en el colorido y el concepto, especialmente a Zurbarán. Su pintura refleja el escetismo (personas que hacen vida austera para lograr su perfección espiritual) y el misticismo de la época. Cala hondo en la psicología de los santos que representa".
Otra valoración es de Wilson Mendieta Pacheco quien anotó: "Melchor Pérez de Holguín, a medida que pasa el tiempo, cobra o rescata actualidad y su pintura es eterna, inconfundible, sobrecogedora. /.../ Por ello, Holguín, merece ser rescatado definitivamente del olvido y la indiferencia para colocarlo en el lugar de privilegio que le corresponde en la pintura virreinal como un grande exponente del arte mestizo ligado a la herencia española".

Ref.- Adolfo Morales, “M.P. de H. Primera noticia cierta sobre el hombre”, LR/2da. Sección, 09.05.1948, 3; V. Gesualdo, Enciclopedia del Arte en América: I, 1968, 134-35; C. Coello, "El barroco en el Alto Perú", Signo, 9, 1968, 20-43; J. de Mesa/T. Gisbert, Holguín, 1977, 359 pp.; W. Mendieta, “Las pinturas de M.P. de H.”, Presecia/Dominical, 15.07.1990, 6-7; Mesa/Gisbert, La pintura en los museos de Bolivia, 1990, 32 y otras; C. Mesa, "Los diez pintores más significativos de la historia del arte boliviano", UH/Semana, 26.08.1983, 10-11; T. Gisbert, Diccionario Histórico: II, 517-18



CUADRO: Detalle de una de las obras de Melchor Pérez.


COPYRIGHT: Elías Blanco Mamani


1 comentario:

  1. Muy ilustrativo, le escribire pronto, Sr. Blanco.

    Muchas gracias

    ResponderEliminar