DERECHOS RESERVADOS

Gracias por citar la fuente en cualquier reproducción que se haga de este material. D.R. Elías Blanco - Museo del Aparapita.

viernes, 16 de marzo de 2012

ELIODORO AYLLON TERAN


AYLLÓN TERÁN, Eliodoro (Sucre, Bolivia, 1930 - 1992).- Poeta y periodista.
Abogado. Dirigió la revista ‘Sur intenso’ (1967-1968) de Sucre. Exiliado durante el gobierno de Hugo Bánzer, radicó por un tiempo en México y luego pasó a Ecuador donde trabajó durante 14 años en ‘El Comercio’; allí ganó el Premio Nacional de Periodismo. Miembro del Grupo ‘Anteo’. Organizó la Unión de Trabajadores del Arte y la Cultura (UTAC) en 1978. Fue un activista de las luchas obreras y populares.
Para el autor, "La patria no solo estaba en los salones / y los discursos de los presidentes / ni siquiera / en la bandera y sus colores. / Yo encontré a la patria / botada en mil calles, / mientras la lluvia / cercenaba sus carnes".
Esta actitud literaria es comentada por Augusto Guzmán al decir: "El canto no es sólo patriótico sino profundamente revolucionario, en sus modulaciones de queja y de protesta, Ayllón se acerca sinceramente a las más crudas vivencias de las familias proletarias y a la imagen de una patria escarnecida por la injusticia. Por su dignidad y fuerza como por su originalidad acusatoria es difícilmente igualable".

LIBROS
Poesía: Poema ilustrado (junto a Juan Wayar, 1958); Pido la palabra (1958); Para una voz del hombre (1958); Sobre la ruta  del hombre (1963).

Ref.- Castañón, Escritos, 1970, 313-314; Opinión: "Murió en Sucre E.A.", 23.06.1992, 8; Guzmán: Biografías: II, 75-76; J. Siles, “’Sobre la ruta del hombre’…”, Boletín Bibliográfico Boliviano, 3, 1967, 5-7


COPYRIGHT: Elías Blanco Mamani

2 comentarios:

  1. Tuve el honor y privilegio de conocer y compartir lectura de poemas con Eliodoro Ayllón Teran en la Casa de la Libertad de Sucre el 20 de octubre octubre de 1991. Me pareció una persona sencilla, de buen humor, amigable y sin un atisvo de presunción.

    ResponderEliminar
  2. el comentario anterior corresponde a Jorge Ayala

    ResponderEliminar