DERECHOS RESERVADOS

Gracias por citar la fuente en cualquier reproducción que se haga de este material. D.R. Elías Blanco - Museo del Aparapita.

jueves, 23 de febrero de 2012

GASTON PACHECO BELLOT


PACHECO BELLOT, Gastón (Potosí, Bolivia, 1946 – 1975).- Escritor y periodista.
Fue director de ‘El Intransigente’ y de la revista ‘Koyllu’, ambos de circulación en la ciudad de Potosí. También trabajó en la ciudad de La Paz dirigiendo ‘El Pueblo’. En determinado momento fue parlamentario.
Asistió a la Guerra del Chaco, experiencia que tuvo como fruto su libro Cuentos Chaqueños, en cuya introducción el autor anota: “Este libro –que fue escrito en el Chaco, desde el año 1932 hasta la fecha de mi evacuación, en febrero de 1935– no es ningún intento de pintura de las miserias de la guerra con el Paraguay. Los cuentos que contiene son escenas de las menos sangrientas y penosas de la campaña”.
Para el estudioso Carlos Medinaceli, según unos apuntes hechos en 1936, en Cuentos Chaqueños “se nos presentan aspectos muy típicos de la guerra del Chaco y el cariz que ella asume según la diversidad de caracteres y temperamentos. Dentro de la ya copiosa literatura del Chaco constituye un aporte valioso sobre todo por la sinceridad del autor en pintarnos la guerra con el más crudo realismo sin deformar con vanas y ridículas declamaciones patrioteras. Esta valentía y probidad intelectual es una de las virtudes que más avalaron el libro…”.
En sus otros libros, prima la temática potosina, así por ejemplo en su novela El tapado, a decir del literato Omar Rocha, “revive una de las historias coloniales que dieron forma al imaginario potosino. /.../ Toda la narración se sostiene en el intento de desenterrar un tesoro que dizque un cura y su sacristán han encontrado”.
En la introducción de su otra novela Otavi Jamilca, el escritor potosino anota: “Este es un relato de los campos de Potosí, de esos inolvidables lugares que descansan al pie de las montañas y que un día fueron el Marquesado de San María de Otavi, donde pasamos, quizás, los años más gratos y felices de nuestra niñez y juventud. Es más propiamente la historia de una mujer que en el armonioso lenguaje keshua se llamaba Otavi, es decir, Jamilca la de Otavi”.
Una muestra de su calidad descriptiva en Otavi Jamilca está en el capítulo titulado ‘El primer amor’, en que escribe: “Fue un año de abundancia. Con las lluvias generosas, los sembrados crecían florecientes. Los bancales de trigo, habas, papa y cebada, exuberantes resplandecían a la luz del sol, ofreciendo la abundan cosecha próxima. En la casa, todos hacíamos proyectos para el futuro, y todo proyecto era aceptado porque los cálculos eran tan optimistas que pensábamos adquirir cuanto se nos antojase. / Al mediar abril trasquilamos nuestro rebaño, guardando los blanco vellones limpios por las lluvias. Las mujeres hilábamos en los momentos de descanso hilos delgados y gruesos de acuerdo con el destino que se les daba”.

LIBROS
Novela: El tapado (1946); Otavi Jamilca (1966).
Cuento: Cuentos chaqueños (1935).
Teatro: Noches de terror (s.f.).

Ref.- G. Pacheco, “Al lector”, Cuentos Chaqueños, 1935, 9; Medinaceli, “Cuentos chaqueños…”, Páginas de Vida, 1955, 175-179; G. Pacheco, “Introducción”, Otavi Jamilca, 1966, 9 y 43; Costa, Catálogo: I, 785-86; O. Rocha, “El tapado”, La Prensa/Fondo, 28.05.2000, 6; Correveidile, 12-13, 1999, 2; E. Blanco, Potosinos, 2010, 116


COPYRIGHT: Elías Blanco Mamani



No hay comentarios:

Publicar un comentario