DERECHOS RESERVADOS

Gracias por citar la fuente en cualquier reproducción que se haga de este material. D.R. Elías Blanco - Editorial "El Aparapita".

miércoles, 21 de marzo de 2012

MANUEL JOSE TOVAR


TOVAR, Manuel José (Inquisivi, La Paz, Bolivia, 1831 – Sucre, Bolivia, 1869).- Poeta. Abogado (1856).
Hizo actividad periodística al ser redactor de ‘El Amigo de la Verdad’ y fundador de ‘El Porvenir’ (1855) junto a Daniel Calvo y Mariano Baptista Caserta.
Gabriel René Moreno dedica un capítulo de sus Estudios de Literatura Boliviana a Tovar, destacando en un párrafo: “En 1853 publicó ‘La Creación’, poema lírico descriptivo en que ha ostentado una fantasía rica y esplendorosa, descubierto muchas aptitudes para la descripción, y hecho oír la sonora entonación de que es susceptible su lira cuando obedece al entusiasmo poético y no al prurito de hacer ruido con el fin de pasar por fecundo. ‘La Creación’ es una obra de largo aliento para el pueblo en que ha sido escrita, y es sin duda el título y credencial que como poeta tiene Tovar para ser digno del aprecio de sus compatriotas y de la consideración de los amantes de las bellas letras”.
A esta opinión se suma Gustavo Adolfo Otero: "Segado por la tormenta del romanticismo, se suicidó muy joven. Maravillosamente dotado en su imaginación, la patria pudo esperar mucho de su talento. Como poeta íntimo, es ardiente: como poeta político, tiene composiciones llenas de rebeldía y fuerza, y como poeta épico realizó su poema cósmico 'La Creación', que es obra de gran aliento".
Por su lado Augusto Guzmán señala: “Con Bustamante y la Mujía, Tovar se califica como uno de los tres mejores poetas de la primera generación romántica que cultivó las letras en Bolivia”.
Un fragmento de ‘La Creación’ dice: “La tierra se movía sobre su eje / recién aparecida en negro bulto, / de agua, circundada, turbulenta / que en su seno profundo la sustenta. / La faja más oscura / el abismo cubría totalmente, / y cual lampo luciente, / de esplendor y grandeza revestida, / de Dios el grande espíritu / era por las aguas conducido… / cuando súbitamente / con majestad sublime extendiendo el brazo / parando en el espacio su carrera, / y dice: ‘¡La luz sea!’ / y la luz al momento reverbera”.
El poema Sueño de Adán’, antologado por Luis Felipe Vilela, dice al principio: “Y vedle blandamente / dormido de las yerbas en la alfombra; / susurra muy cercana la corriente, / y un árbol muy frondoso le hace sombra. / Late su corazón, sus blancas sienes / de rojo se coloran, y la brisa / arranca fugitiva, de su labio / angélica sonrisa. / A momentos sus miembros se estremecen / por un divino influjo conmovidos, / y se siente que crecen / en su pecho ferviente los latidos”.

LIBRO
Poesía: La creación (poema bíblico, 1855).

Ref.- A. Guillén Pinto, “Breves semblanzas…”, LP IV Centenario: II, 404; G. René Moreno, Estudios de literatura: I, 1955, 34 y 53; Guzmán, Poetas y Escritores, 59; Otero, Crestomatía, 25; Vilela, Antología Poética, 77-8; Araujo, Temas Literarios, 36-40; Quintana/Duchén, Pasión, 641; Blanco, 200 poetas, 2009, 15


COPYRIGHT: Elías Blanco Mamani


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada