DERECHOS RESERVADOS

Gracias por citar la fuente en cualquier reproducción que se haga de este material. D.R. Elías Blanco - Museo del Aparapita.

jueves, 26 de septiembre de 2013

PELICULA AMARGO MAR DE ANTONIO EGUINO



Amargo mar, película de Antonio Eguino de 1984


Amargo mar  fue presentada al público en 1984, y toca el problema sensible de la pérdida de la salida al mar de Bolivia, producto de la invasión militar chilena en 1879, y que hasta hoy es un trauma histórico para los bolivianos. La película de Antonio Eguino trata de hacer una memoria cinematográfica de lo que algunos llaman Guerra del Pacífico.

A decir del cineasta Fernando Aguilar: “Allí –en la película- aprendimos que ni Daza era tan malo ni Campero tan bueno, allí pudimos enterarnos que no sólo los chilenos se llevaban de mil amores con los ingleses, sino que había unos bolivianos muy interesados en no perder contacto con los capitales de su majestad. Allí aprendimos que sobre todas las cosas y fue un sacudón para todos, que la historia puede llegar a ser un cubo de ocho caras y que depende de quien la tenga en sus manos y la interprete –bajo determinados intereses- para que la lectura sea de tal o cual manera”.

Por su lado el historiador Carlos D. Mesa anota que con esta película “Eguino fortalece la columna vertebral de su amarga visión de la realidad, porque Amargo Mar es la constatación de que tanto en el lado de la oligarquía como en el de la nación primaba la incapacidad, la imposibilidad de una conducción política y militar mínimamente coherente”. Y concluye más adelante: “La obra de Eguino ha contribuido a mantener en el tapete y en el debate muchos elementos importantes de la Bolivia contemporánea, y ha contribuido además a descubrir una nueva posibilidad para el cine boliviano que ha vivido y vive, desde el comienzo de los años setenta, a la sombra terrible del cine de Sanjinés”.

El argumento de Amargo mar intenta mostrar los entretelones de los sucesos de 1879, en que aparece un ingeniero de nombre Manuel Dávalos y su enamorada una chapaca llamada ‘La vidita’. Dávalos tras hacer labores de exploración en el Litoral entonces boliviano, alerta al presidente Hilarión Daza sobre los riesgos de invasión que había en la zona por parte de chilenos y británicos. Hasta que se produce la ocupación (marzo de 1879) y Daza intenta movilizar a las tropas, pero para sorpresa de todos, tropieza con los intereses empresariales de Aniceto Arze y del Gral. Narciso Campero más interesado en proteger las propiedades de Arce, a la vez que se conspiraba para derrocar a Daza, ambición que se concreta en diciembre de 1879, en que se erige como presidente Campero.

“Bolivia para Arce era mina y no mar. /…/ Daza como Arce son en el filme los símbolos que para Eguino, representan la nación y la anti-nación respectivamente”; es la conclusión a que llega José A. Murillo, aludiendo a la tesis que Carlos Montenegro plantea en su libro Nacionalismo y Coloniaje, en que denuncia la pugna entre los intereses del pueblo y la defensa de los intereses de una clase, en este caso clase dependiente de la extranjera.

La ficha técnica de la película tiene el siguiente detalle: Dirección y guión, Antonio Eguino (asesorado por Fernando Cajías y Edgar Oblitas); fotografía de Eguino y Armando Urioste. Música de Alberto Villalpando y escenografía de José Bozo. Actores: Heddy Bravo, Alfredo Rivera, Edgar Vargas, David Mondacca, Orlando Sacha, Enriqueta Ulloa, Germán Calderón, Daniel del Castello, Ninón Dávalos, Edwin Morales, Luis Aldana, Norma Merlo, Agar Delós, René Carriles, Edgar Darío González. Producción Ejecutiva: Paolo Agazzi. Producción: Productora Ukamau.


Ref.- P. Susz, “Cine en Bolivia: 1975-1987”, UH/Semana, LP, 09.08.1987, 10: F. Aguilar, “Amargo mar: la historia en el cine”, Los Tiempos, 21.08.1990, p. B6; C. Mesa, La aventura del cine boliviano, 1985, p. 118-19; J.A. Murillo, “Amargo mar”, Los Tiempos/Facetas, 08.07.1984, 12; P. Susz, Filmografía Video Boliviana básica, 1991, p. 166



Foto: Escena de Amargo Mar, en que aparece Eddy Bravo interpretando a HIlarión Daza.





D.R. COPYRIGHT: Elías Blanco Mamani



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada