DERECHOS RESERVADOS

Gracias por citar la fuente en cualquier reproducción que se haga de este material. D.R. Elías Blanco - Museo del Aparapita.

martes, 10 de enero de 2017

ALBERTO BAEZA FLORES



BAEZA FLORES, Alberto (Santiago de Chile, 1914 – Miami, EEUU, 1998).- Escritor, poeta y periodista.
“Alberto recorrió América de cabo a rabo y también, ¡cómo no! visitó Bolivia, esa Bolivia andina cuya altitud no lo amedrentó. En La Paz trabó amistad con Mariano Baptista Gumucio y Carlos Ponce Sanginés. Escribió dos poemas extensos: M.N.R. y Tiwanaku que publicaría años después, en Costa Rica”. Así  lo presentó el escritor boliviano Pedro Shimose en 1998, a poco de saber del fallecimiento del mismo, por lo que se apresuró en escribir y publicar un artículo en que hace memoria de la vida y obra del autor chileno. Prolífico como pocos, cuya obra –según registra Naín Nómez– comprende más de 100 libros de variados géneros literarios.
Aunque su producción se orienta preferentemente a la poesía, ha publicado también textos de narrativa, teatro, libros de viaje, crónicas, antologías y traducciones. Obra premiada en distintos eventos. Los estudiosos del ramo definen que Baeza pertenece a la generación de 1938. Vivió la mayor parte de su vida fuera de Chile. Fue cofundador de varias revistas, entre ellas ‘Expresión’ en Chile y ‘Acento’ de Cuba, a este último país llegó en 1939 al frente de una delegación del Gobierno del Frente Popular, y allí se quedaría hasta mediados de la década de los sesenta; en La Habana se vinculó con el grupo ‘Orígenes’ junto a Lezama Lima y Gastón Baquero; en Cuba nació su hija, la cantante Elsa Baeza, de madre cubana. Figura como colaborador de la revista ‘Cuadernos’ de París.
Fue miembro de la Academia Chilena de la Lengua, director de la Sociedad de Escritores de Chile y Doctor Honoris Causa de la Universidad Nacional ‘Pedro Enriquez Ureña’ de Santo Domingo. El mencionado Shimose lo define además: “Vitalista, angelical, candoroso, Alberto vivió en el aire, volando en aviones que lo llevaron a todas partes. Su entusiasmo, su capacidad de asombro, su gracia infinita y sus prisas por conocer países, ciudades, pueblos y gentes, lo convirtieron en nómada mágico, peregrino de quimeras”. Por su lado Naín Nómez sostiene adicionalmente que Baeza Flores ha sido valorado fundamentalmente por la riqueza y los hallazgos de su adjetivación, su compromiso social y humano, la fuerza y espontaneidad de las formas y temáticas múltiples. A pesar de la desigualdad inherente a una obra tan extensa, este poeta –dice– ha recibido laudatorios comentarios de escritores y críticos, entre los cuales cabe mostrar a Gabriela Mistral, Eduardo Barrios, Matías Rafide y otros.
En 1976, cuando la guerra fría estaba en su auge y la sociedad de consumo crecía sin límite, Alberto Baeza publicó en Bolivia un artículo bajo el título de ‘En lugar del desastre’, en que hace referencia a dos libros que en su opinión sobresalen del conjunto de la producción intelectual americana, una de ellos pertenece al boliviano Mariano Baptista Gumucio, el titulado La guerra final, que fue publicado en 1965; el artículo en cuestión dice en sus partes centrales: “Si tuviera que señalar los dos libros más importantes aparecidos en nuestra América, en nuestros últimos diez o veinte años, no vacilaría, en ningún momento, en señalar ‘La geografía del hambre’ de Josué de Castro y ‘La guerra final’ de Mariano Baptista Gumucio. / La categoría de estos libros los coloca por encima del modo y de la moda con que son lanzadas y sostenidas en el mercado editorial, las obras literarias de una narrativa de distracción o de posiciones, más o menos de uso pasajero. En esta sociedad de consumo, que llega también a ciertas capas sociales de nuestros pueblos, se consumen, (a la manera de los reflejos condicionales de Pavlov) los libros de los escritores de moda latinoamericanos; los productores ensamblados en nuestros países o llegados directamente de los grandes mercados. / Un brasileño y un boliviano nos han dado una voz de alerta, con sus dos libros que debemos meditar y difundir. Josué de Castro y Mariano Baptista Gumucio tienen razón en sus advertencias. No nos durmamos. Mañana pudiera ser demasiado tarde”.

LIBROS
Poesía: Poesía en el tiempo (1975); Odisea sin patria (1975); Poesía sucesiva (1980); Geografía interior (1980); Poeta en el Oriente Planetario (1981).
Novela: La muerte en el paraíso (1965); La frontera del adiós (1970); El pan sobre las aguas (1971).
Cuento: Caribe amargo (1970); Porque allí no habrá noche (1972); Pasado mañana (1975).
Teatro: Tres piezas de teatro hacia mañana (1974).
Ensayo: La poesía dominicana en el siglo XX (1975); Cuba, el laurel y la palma (1977); Evolución de la poesía costarricense. 1574-1977 (1978).
Biografía: Vida de José Martí, el hombre íntimo y el hombre público (1954).


FUENTES: A. Baeza, “En lugar del desastre”, El Diario/Literario, LP, 13.08.1978, 3; N. Nómez, Diccionario Enciclopédico de las letras de América Latina, 1995, 460-61; P. Shimose, Diccionario de Autores Iberoamericanos, 1982, 51-2; P. Shimose, “En la muerte de A.B.F.”, Ultima Hora/Semana, LP, 08.02.1998, 4; “Alberto Baeza Flores”, es.wikipedia.org (agosto 2010)

COPYRIGHT: Elías Blanco Mamani / Museo del Aparapita

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada