DERECHOS RESERVADOS

Gracias por citar la fuente en cualquier reproducción que se haga de este material. D.R. Elías Blanco - Museo del Aparapita.

miércoles, 11 de enero de 2017

GABRIEL MARTINEZ en Bolivia



MARTINEZ, Gabriel (Concepción, Chile, s. XX).- Actor, director de teatro e investigador cultural.
Fue miembro del Conjunto Dramático del Instituto Pedagógico de la Universidad de Chile, y fundador del grupo independiente ‘Teatro Realista Popular’. Posteriormente dirigió el Teatro de la Universidad de Concepción.
Sobre su arribo a Bolivia, y su actividad previa, cuenta: “Cuando nos vinimos a Bolivia, mi esposa Verónica Cereceda y yo, veníamos… en el fondo en una búsqueda espiritual. Llegamos a Bolivia, si no recuerdo mal… creo que fue el año 67. Veníamos saliendo de Chile de toda una experiencia personal, política, espiritual y teatral, de una muy profunda crisis. Donde todo era parte de todo, donde la crisis política alimentaba la crisis artística y alimentaba la crisis espiritual. /…/ nosotros fuimos largamente comunistas, muy largamente. En esa época en que el comunismo era toda una posición humanista, ética, y tú tenías pasión y te entregabas plenamente: desde los dieciséis años yo estuve  pegando carteles en las calles, arrancando de la policía, muerto de miedo. Paralelamente, mientras estudiábamos en la Universidad, hacíamos teatro, en las poblaciones, en los sindicatos, en las minas”.
En Bolivia trabajó –junto a su esposa– en la Universidad Técnica de Oruro, contratados por el entonces Rector Julio Garrett Ayllón, como directores del teatro de la casa de estudios; y llamaron a su elenco ‘Teatro Kollasuyo de la Universidad de Oruro’, con el que hicieron presentaciones además de Oruro, en Potosí y La Paz, especialmente en escenarios de pueblos como Qacachaca, Kalcha, Charazani y Lunlaya (1968), última población donde vivieron hasta dos años, con “el compromiso de levantar un teatro indígena , que no sabíamos cómo hacer, estaba ahí, omnipresente. Pero primero teníamos que vivir, simplemente estar en la comunidad, conocer a la gente, aprender millones de cosas sobre su vida, hablar quechua para empezar. Y así nos pasamos unos seis meses solamente viviendo… /…/ Nuestra idea era hacer un teatro indígena no dirigido a la ciudad, no dirigido a las capas medias y pudientes urbanas, sino un teatro para las comunidades”.
Tras algunas presentaciones, el proyecto quedó trunco al cortarse el financiamiento que les daba la UTO porque su Rector había sido designado Embajador en la Unión Soviética. “Y eso ha sido nuestra experiencia teatral en Bolivia. Ni tan importante (no dejó huellas), ni tan desdeñable. Pero para nosotros, para Verónica y para mí, fue una experiencia espiritual profunda, que marcó para siempre nuestras vidas”, dice el director de teatro.
Actualmente está radicado en Sucre, donde ha fundado, en 1987, ASUR (Antropólogos del Sur Andino), con la finalidad de promover la empresa campesina, basados en tejidos y artesanías del área rural.


FUENTE: César Brie: “De concepción a Lunlaya”, Rev. El tonto del pueblo, LP, Nro. 0, agosto 1995, 90-106

COPYRIGHT: Elías Blanco Mamani / Museo del Aparapita

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada